9 trucos esenciales para vencer la postergación que realmente funcionan

Si existe un enemigo mortal para los sueños o para cualquier proyecto, sin duda se trata de la postergación. Resulta tremendo pensar en la infinidad de sueños y proyectos que habrán quedado sin realizarse precisamente porque la postergación ha ido haciendo mella de manera silenciosa a lo largo del proceso terminando por matar lo único que nos hace capaces de generar resultados en la vida: nuestra capacidad de tomar acción.

De este modo, son millones las personas que dejando pendientes de hacer para otro momento las cosas que saben que deberían hacer, están abonando el camino de la falta de resultados. Son esas mismas personas que suelen decir: “Un día de estos lo haré”… Pero un día de estos, no lo olvides, no es ninguno de estos días. Un día de estos no existe en el calendario, y por lo tanto nunca llegará.

Cervantes todavía lo dijo más claro cuando afirmó: “Por la calle de después se llega a la plaza de nunca”.

Así pues, si quieres de verdad conseguir resultados importantes vas a tener que vencer cuanto antes a este peligroso enemigo. Y a continuación vas a encontrar nueve claves sencillas para lograrlo:

1.-Establece objetivos concretos, asignando un momento específico de tiempo para actuar.
Si cuando te planteas hacer algo no le asignas un momento específico en el que lo harás, estás abonando las posibilidades de que esa tarea se termine posponiendo. Sin embargo, si estableces que empezarás por ejemplo a redactar ese informe de 4 a 5 esta tarde, fijando ese lapso concreto de tiempo para hacerlo, y te comprometes con ello, has maximizado las posibilidades de que esa tarea se realice. Es cuando asignamos bloques de tiempo concretos a algo cuando estamos de verdad comprometiéndonos a hacerlo.
Así pues, no basta con que tengas una lista de tareas para hacer. Cada una de esas tareas ha de tener siempre que sea posible un lapso de tiempo específico en el que te pondrás manos a la obra para completarla.

2.-No dediques tiempo a darle vueltas a algo antes de comenzar a hacerlo.
Una vez tengas algo planificado, con un momento específico para realizarlo asignado, deja de darle vueltas en tu cabeza. Simplemente cuando llegue el momento ponte manos a la obra y actúa. Muchas personas comienzan a pensar en la tarea que tienen por delante de manera previa, y empiezan a inflar e inflar en su mente todo el esfuerzo que será necesario para llevarla a cabo. Y es precisamente ese constante pensamiento en lo mucho que costará realizar la tarea lo que les termina desanimando y paralizando a la hora de tomar acción. No cometas este error. Planifica, asigna el momento en que lo harás, y después olvida el tema hasta que llegue ese momento.

3.-Ataca aquellas cosas que sueles postergar las primeras cada mañana.
Es increíble la sensación de realización y logro que genera el quitarse de en medio las tareas más importantes o pesadas a primera hora cada mañana. Esa sensación de realización te acompañará a lo largo del resto de la jornada y te hará ser todavía más efectivo. Además, es en esos momentos cuando nuestra energía es máxima y puedes enfrentarte con mayor eficacia a cualquier reto.

4.-Ante las cosas que no te guste realizar, pregúntate: ¿De que manera puedo afrontar esta tarea y divertirme mientras lo hago?
Todos tenemos una seis de tareas que debemos realizar que entran dentro de la categoría de “no agradables”. Tal vez sean tareas pesadas o rutinarias que no te guste en absoluto realizar, pero que son una parte necesaria de tu desempeño. Frente a estas tareas, la técnica que mejor funciona es tratar de transformarlas de algún modo en tareas más agradables. Formúlate la pregunta: ¿De que manera puedo afrontar esta tarea y divertirme mientras lo hago?… Así por ejemplo, si eres una persona a la que no te gusta hacer ejercicio, pero te gusta leer, tal vez la respuesta a esta pregunta sea realizar una sesión de ejercicio en una bicicleta estática mientras simultáneamente lees un buen libro. De ese modo estas venciendo la postergación uniendo algo que realmente te apasiona a algo que sabes que debes hacer pero que no te entusiasma especialmente.

5.-Apóyate en personas de tu entorno que te ayuden a permanecer fiel a tus compromisos.
Muchas veces nos importa tanto el que dirán, que somos capaces de hacer más por el simple hecho de no quedar mal con alguien apreciado, que por el beneficio que conllevará realizar la tarea que estamos posponiendo. Utiliza esto a tu favor. Comprométete con personas de tu entorno a completar esas tareas que ahora pospones. Veras como ese simple compromiso te impulsa a tomar acción de manera consistente.

6.-Trata de ayudar a alguien que tenga el mismo problema que tú.
En muchas ocasiones, cuando salimos de nuestro caparazón y tratamos de ayudar a alguien con un problema similar al nuestro, es sorprendente los beneficios que nosotros mismos cosechamos. Todos queremos ser coherentes con el mensaje que emitimos. Y si tratas de enseñar a otros a vencer la postergación en su vida, no podrás evitar por congruencia empezar a aplicar tu mismo esos propios principios. En ese proceso de ayuda, vas a encontrar muchas de las respuestas que tu mismo necesitas para vencer el problema. Aplícate tu propia medicina.

7.-Utiliza el poder la visualización y las afirmaciones a tu favor.
Una de las causas más frecuentes de la postergación es crear en tu mente una visualización intensa y poderosa que lo pesada y costosa que será la realización de una tarea. Pero de igual modo, puedes utilizar ese increíble poder de visualización que poseemos todos los seres humanos a tu favor. Comienza a visualizar lo fantásticamente bien que te sentirás una vez la tarea este concluida. Visualiza todos los beneficios que aportará a tu desarrollo y resultados el completar esa tarea. Y magnifica en tu mente todas esas sensaciones positivas. Para un mayor impacto positivo, apóyalo con afirmaciones positivas del tipo de “Yo puedo”, “Sé que lo voy a lograr”,… De ese modo, tu mente se convierte en lugar de en tu enemigo en el más poderoso aliado que puedes tener.

8.-Celebra cada triunfo y punto de avance.
El éxito produce éxito. Cuando tomes acción y consigas vencer la postergación en alguna tarea, celebra ese triunfo. prémiate de algún modo aunque solo sea simbólicamente. Refuerza esa inercia que has creado. Siéntete bien por lo conseguido, y de ese modo estás alimentando el deseo de volver a sentirte así de nuevo en el futuro tomando acción.

9.-Y si nada funciona, ¡Posterga la postergación!
Y por último, existe una clave en la que estás convirtiendo a tu enemigo precisamente en el artífice de tu victoria. En lugar de aplicar la postergación a las tareas que sabes que deberías hacer, aplícala precisamente a la postergación. Cuando te entren deseos de postergar, ¡Posterga la postergación y toma acción! Deja la postergación para otro momento, y simplemente toma ACCIÓN.

Aplica estas nueve claves a tu vida, y te sorprenderá el salto tan importante que vas a dar a nivel de resultados.

3 comentarios de “9 trucos esenciales para vencer la postergación que realmente funcionan

  1. Matías Yabar-Dávila dice:

    Hola, muy buen artículo! Pienso también que si quieres optimizar tus nuevos hábitos debes saber por qué lo estás haciendo, pues tener una motivación clara y definida te entregará bastante poder. Sin una motivación tus hábitos carecerán de todo sentido de dirección y será fácil perderte en el proceso de cambio. Esto se debe a que crear hábitos genera una resistencia que lucha contra tus ganas de cambiar. Adquirir nuevos y mejores hábitos siempre serán una lucha cuesta arriba hasta que los malos hábitos sean reemplazados por los buenos. Saludos!

  2. Josep Sanvisens dice:

    La postergación es uno de mis puntos más débiles, constantemente libro batallas para vencerla, estas nueve técnicas me vienen como anillo al dedo.
    GRACIAS POR ESCRIBIR

    • jmvicedo dice:

      Josep, yo creo que todos en mayor o menor medida tenemos una serie de proyectos o tareas en nuestras vidas que tendemos a posponer. Generalmente suelen ser aquellos que no coinciden con los temas o tareas que consideramos agradables. Pero la gran mayoría de esas cosas que postergamos son “imprescindibles” en muchas ocasiones para lograr nuestros objetivos. A mi personalmente todas estas técnicas que he compartido en este artículo me han sido de utilidad… y estoy convencido de que a otras mucha personas les resultarán igualmente útiles.
      ¡Muchas gracias por el comentario!

Deja un comentario

eBook gratis + DTO

!CONSIGUE 10% DESCUENTO!

* El descuento es solo valido para España

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el eBook y verá el código del cupón de descuento.