“Una sirvienta de un hotel cercano me llevaba las comidas. Se llamaba Marie “la Lavaplatos”, porque había comenzado su carrera como ayudante de cocina. Era una especie de monstruo, bizca, de piernas combadas, pobre en carne y en espíritu.

Un día en que me acercaba con sus rojas manos un plato de fideos, le dije:

Marie, no sabe usted qué tesoros tiene ocultos.

Acostumbrada a dominar sus emociones, Marie esperó unos momentos, sin atreverse a hacer un gesto por temor a una catástrofe. Por fin dejó el plato en la mesa, suspiró y exclamó ingenuamente:

-Señora, jamás lo habría creído.”

No tuvo una duda, ni hizo una pregunta. Volvió a la cocina y repitió lo que yo había dicho, y tal es la fuerza de la fe, que nadie se rió de ella. Desde aquel día se le tuvo cierta consideración.

Pero el cambio más curioso se produjo en la misma Marie. Con la idea de que era el receptáculo de maravillas invisibles, comenzó a cuidarse la cara y el cuerpo, tanto que su olvidada juventud pareció florecer y ocultar su fealdad.

Dos meses más tarde, cuando yo me marchaba de allí, anunció su próxima boda con el sobrino del `chef´.

-Voy a ser una señora” -dijo, y me agradeció. Una pequeña frase había cambiado su vida entera.”

Este relato de la escritora Georgette Leblanc, contenido en su libro «Recuerdos, mi vida con Maeterlinck», describe la asombrosa transformación de una humilde Cenicienta belga.

¿Qué fue lo que cambió la vida de esta muchacha?

Fue simplemente una frase. Pero no una frase cualquiera. Fue una frase pronunciada con una intención muy concreta. Al decirle “Marie, no sabe usted qué tesoros tiene ocultos“, otorgó a la muchacha una virtud que todavía no poseía.

¿Qué consiguió con ello? Hacer que la joven empezase a creer en ella misma, que podía ser bella a poco que se cuidase.

Y es que, a veces, para conseguir que alguien de nuestro entorno familiar, laboral, etc desarrolle una habilidad o una cualidad, hay que empezar a actuar como si ya la tuviera.

Así demostramos confianza en esa persona y ella misma se sentirá capaz de actuar en consecuencia, para desarrollarla.

Como dijo Shakespeare, es mejor “asumir una virtud si no se tiene”.

2 comentarios de “Asume una virtud si no la tienes

  1. Orfeo dice:

    Así es, Josep. Con la valoración y estima de los demás condicionamos su actitud. Es como un boomerang, lo que lanzas te vuelve. Gracias por el comentario.

  2. Josep Sanvisens dice:

    Evidente prueba de que las personas se comportan segun las valoramos y tratamos, comenzando por como nos valoramos y nos tratamos a nosotros mismos.
    GRACIAS ORFEO

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.