Vivimos tiempos en los que parece que la capacidad de pensar por uno mismo está gravemente en peligro. Existe una preeminencia absoluta del dogma, de la norma impuesta. Desde pequeños nos dicen cómo debemos vestir, cómo debemos hablar, cómo debemos comportarnos en cada momento. Ya desde entonces hay personas que toman decisiones por nosotros, nos planifican la vida y, lo que es peor, hasta la manera de pensar.

En la mayoría de los casos, no es hasta bien entrada la madurez cuando uno se plantea el «por qué» de las cosas. Cuando uno es adulto es cuando busca la razón de una decisión pasada ¿Por qué estudié esa carrera? ¿Por qué acepté este trabajo? ¿Por qué elegí a esta persona?

Lo triste es que muchas veces la respuesta se encuentra en la INERCIA. Hicimos aquéllo porque era lo que debíamos hacer en aquel momento. Una vez hecho lo primero, «lo que tocaba» era hacer lo siguiente. «Estudié aquella carrera porque no sabía qué estudiar. Cuando acabé tuve que buscar trabajo conforme a esa formación. Después tuve que ahorrar rápidamente para poder comprarme una casa y casarme. Luego vinieron los hijos». Te ves metido en la vorágine de una película de acción en la que tú eres el protagonista.

La clave está en averiguar si de verdad querías ser el protagonista de esa película concreta. Si querías otro planteamiento, otro nudo, otro desenlace con otro final más feliz.

El problema es que la pregunta se hace después de haber acabado la película. Es entonces cuando te das cuenta que, quizás, en algún momento anterior de tu vida te faltó la capacidad de REFLEXIÓN necesaria para tomar una decisión absolutamente trascendente. Piensas que posiblemente debiste desoír alguna norma, cuestionar algún dogma, para ser capaz de pensar por ti mismo y tomar una decisión libremente.

Y lo haces ahora. Cuando eres adulto, cuando estás más tranquilo, más sereno. Bien. No es tarde. Nunca es tarde. De hecho muy posiblemente si ahora estás así de equilibrado es en gran parte por la experiencia pasada. Lo importante es que la decisión se tome previo profundo proceso de reflexión. Siendo conscientes de nuestros actos demostramos que aprendimos la lección de la responsabilidad.

Aprender de los errores pasados es la clave del éxito futuro.

Un comentario de “Aprender de los errores mediante la reflexión

  1. Josep Sanvisens dice:

    Asi es Orfeo. Todos tenemos grandes sueños cuando somos niños, que los mayores consideran fantasias y se encargan poco a poco, de hacernos entrar en el sentido común, que es «SU» sentido común, con la mejor de las intenciones y con el deseo de que seamos realistas. El resultado es que fijamos nuestros objetivos en aquello que «creemos» que podemos conseguir y que además creemos nos «conviene» conseguir, en detrimento de aquello que de verdad «nos gustaria» conseguir, que esta fuera de nuestra zona cómoda, detrás de una barrera que no podemos traspasar, cuando esta barrera se llama miedo y el terreno de su base es nuestra mente.
    Me gusta pensar que cuando no conseguimos un objetivo no es por falta de potencial o capacidad, es por el efecto de nuestras creencias mentales que nos limitan.
    GRACIAS ORFEO

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.