facebook_pixel

Los grandes beneficios de soñar en grande.

Me encanta escribir y hablar en mis seminarios acerca de los sueños. La razón es porque creo firmemente que cada persona posee en su interior sueños únicos y especiales esperando a convertirse en realidad. Todos tenemos en nuestro interior ese deseo de hacer algo grande, de alcanzar la excelencia y lograr resultados extraordinarios. Pero en la mayor parte de esos casos, esos sueños han ido quedando escondidos en algún lugar de nuestro interior debido a nuestros miedos. Se han ido “apagando” mientras nuestra vida “normal” continuaba.

Uno de mis mayores empeños, es demostrarle a cualquier persona que posee la capacidad para convertir sus mayores sueños en realidad. Cada día me reto a ser capaz de motivar al mayor número de personas que me sea posible, a que comiencen a perseguir de manera apasionada sus sueños, y comiencen a experimentar la verdadera realización que solo otorga el estar persiguiendo algo verdaderamente valorado y deseado. Ante esto, siempre surgen los escépticos que inmediatamente lanzan su pregunta: “Pero, ¿Qué beneficios aporta el hecho de soñar en grande?” Mi respuesta inmediata es que los beneficios son incontables, pero citando algunos de los más importantes:

1.-Una gran sensación de realización personal. Si tomas como ejemplo la vida de cualquier persona que no persiga un sueño, encontrarás siempre un denominador común: una sensación de vacío y falta de realización personal. Personalmente creo firmemente que los seres humanos hemos sido diseñados para perseguir grandes sueños y alcanzar nuestras visiones de excelencia. Asi que cuando no lo hacemos, nos falta un ingrediente fundamental en nuestras vidas. Pero de igual modo, cuando iniciamos un proyecto en la dirección de nuestros sueños, se produce una oleada instantánea de energía, pasión y entusiasmo en nuestras vidas.

2.-Una sensación de renovada energía y pasión. ¿Te sientes habitualmente cansado? ¿Te cuesta levantarte por la mañana? Si tu respuesta es afirmativa, probablemente no estés soñando lo suficientemente grande. Comienza a soñar en grande y sentirás revitalizarse tu vida. Empieza ahora mismo. Desentierra esos sueños olvidados y devuélvelos a la vida. Dales la oportunidad de que se transformen en realidad. Márcatelos como objetivo, empieza a perseguirlos, y observa como tus niveles de energía se disparan. No existe mejor “combustible” para los seres humanos que un gran sueño que perseguir.

3.-Tendrás un punto de enfoque claro y definido. Muchas personas no logran nada significativo en sus vidas porque no tienen un punto de enfoque claro que les marque la dirección y les guíe a lo largo del camino. Un sueño cumple esa función. Ayuda a poner orden en tu vida, y junto con un plan de acción efectivo, te permitirá mantener la autodisciplina necesaria cuando se persiguen grandes objetivos.

4.-Crearás una vida digna de ser recordada. Llegará un día en el que todos miraremos hacia atrás en nuestras vidas, y nos encantará poder sentirnos orgullosos de lo que hemos logrado. Soñando en grande y persiguiendo con determinación esos sueños, nunca tendrás que lamentarte por lo que “pudo haber sido y no fue”. Te unirás al grupo de personas que pueden mirar hacia atrás en su vida con serenidad y alegría, porque disfrutaron el proceso de perseguir los objetivos que verdaderamente desearon. Tu vida es única y te pertenece: aprovéchala persiguiendo tus verdaderos anhelos y aspiraciones.

5.-Impactarás positivamente en la vida de otras personas. Cuando una persona persigue con determinación sus sueños, esforzándose por dar lo mejor de si misma a lo largo de todo el proceso, es irremediable impactar de manera positiva en las personas que le rodean. Te conviertes sin quererlo en una fuerza de inspiración positiva. Otros verán a través de ti que existe la posibilidad de crear la vida de sus sueños si se lo proponen. Y este es de manera indirecta uno de los mayores beneficios de soñar en grande. Actuar como “catalizador” para que muchas otras personas empiecen a creer que para ellos también es posible.

Me encantará que esta líneas te hayan inspirado a comenzar a soñar más y más grande. Atrévete a desatar tus mayores aspiraciones, y dales la oportunidad, a través de tu entrega absoluta, de que se conviertan en realidad. El valor de la recompensa es infinito: vivir una vida de auténtica realización. Como bien decía Hellen Keller:

“No te contentes con vivir a rastras, cuando sientas el anhelo de volar”

About the autor:

Autor, formador y empresario en múltiples sectores. Experto en tecnologías de máximo rendimiento.Como autor ha publicado un buen número de libros, varios de ellos bestsellers y número 1 en su categoría en Amazon:A mediados de los 90 comienza una importante actividad como formador impartiendo cientos de seminarios sobre gestión del tiempo. Posteriormente desarrolla el seminario “Desata tu Máximo Potencial” considerado por los expertos como “uno de los más impactantes seminarios de desarrollo personal jamás impartidos en España”, incluyendo como ejercicio final un “Firewalk”: una caminata de todos los participantes con los pies descalzos sobre un pasillo de 5 metros repleto de brasas al rojo vivo. Durante su trayectoria, ha formado a decenas de miles de personas y ha realizado presentaciones en un gran número de empresas e instituciones de primer nivel.En la actualidad, está considerado como uno de los mejores oradores inspiracionales y en la temática de la superación personal en lengua castellana.Síguelo en Twitter / Instagram: @JMVicedo

Un comentario

  1. Josep Sanvisens 15/03/2015 en 19:34 - Responder

    Yo diria que la clave está en atreverse a soñar en lo que de verdad queremos lograr en nuestras vidas. No limitarse de entrada solo en lo que creemos que podemos conseguir, sinó en lo que de verdad seria nuestra máxima satisfacción.
    Después podremos descomponer o trocear este sueño en metas parciales mas pequeñas, pero que no falte ni el enfoque, ni la fe, ni la perseverancia de dar un paso cada dia, en la dirección del punto al cual nuestra mente en su imaginación ya ha llegado.
    GRACIAS JOSÉ Mª. UN ABRAZO.

Deja un comentario