La noche del 7 de agosto de 1992 alcanzaron la gloria en el estadio olímpico de Terrassa. Lloraron e hicieron llorar de alegría y emoción a todo un país con la medalla de oro de hockey hierba y recordaron cómo empezó todo, seis años antes, cuando el seleccionador José Manuel Brasa las dejó solas y perplejas frente a una pizarra cuando les presentó tres alternativas: participar y jugar por diversión, entrenar y luchar por sólo un quinto o sexto puesto, o bien trabajar, arriesgar y competir por conseguir una medalla.

…el entrenador abandonó la sala, las dejó debatir las tres opciones y ellas se convirtieron en protagonistas de su propia historia. No fue un ordeno y mando, y con eso se garantizó el compromiso de las chicas… Así comienza un interesante artículo que leí un periódico.

Antes de seguir leyendo el artículo rápidamente vino a mi memoria el artículo nº 44 de nuestro AHORA SÍ, donde os contamos cómo, según lo que John McEnroe denominó como “el mejor partido de tenis de la historia”, la victoria de Rafa Nadal en Wimbledon comenzó a gestarse con la derrota que sufrió el año anterior.

Muchas veces, las personas que vemos la consecución de estos logros “desde fuera” nos sorprendemos al descubrir la cantidad de trabajo y esfuerzo que se esconde tras la consecución de una meta como esa y lo que verdaderamente movió a esa persona o equipo a luchar por conseguir su objetivo.

Al igual que en nuestras empresas, en nuestro día a día, la realidad no es muy diferente.  Las empresas e individuos pueden marcar sus objetivos en base a  tres niveles de compromiso:

1. Nivel de compromiso básico o nulo. Montamos el negocio a ver qué pasa, (a ver si suena la flauta)

2. Nivel de compromiso medio. Montamos el negocio con la idea y posibilidades de ir un poco más allá, pero a este nivel se identifica todavía mejor con la palabra involucrado, más que con compromiso.

3. Nivel de compromiso total. Montamos el negocio para ser líderes en el Mercado, planteando una estrategia correcta, teniendo un plan de negocio y con un compromiso total de tiempo, de recursos, disponibilidad,…)

Dependiendo del nivel de compromiso al que sometamos nuestras decisiones, así serán los resultados que obtengamos. “La lucha tanto en el deporte como el grado de implicación en la empresa es un símil de la vida a pequeña escala.  La generosidad, el tener que dar lo que de uno se espera es uno de los valores que educan y que se adquiere en deportes de equipo. También los deportes individuales aportan valores a quienes los practican, como la seguridad en uno mismo, el compromiso individual, tener personalidad, sacrificio,…”, argumenta Xesco Espar, exjugador del Barcelona de balonmano.

Es comunmente reconocido que existen muchas personas y empresas que huyen de la forma de trabajo colectivo porque tienen miedo a sentirse prescindibles y tratan de fomentar que la gente sea dependiente (sobre todo de ellos).  La consecuencia más habitual de esa estrategia es impedir que tanto el individuo como la organización crezca o que su crecimiento sea muy limitado porque no explotar todo el talento que podrían brindarle sus compañeros o colaboradores.

Para evitar esas situaciones, ya hay empresas que comienzan a valorar en sus procesos de selección como un valor añadido el haber pertenecido a un equipo deportivo de alto nivel, ya que más allá de los conocimientos que el trabajador puede aportar inicialmente, esa experiencia y cultura deportiva garantiza la potencialidad del individuo dentro del engranaje de la empresa.

No obstante lo anterior, no olvidemos que a veces, estamos tan metidos en el día a día de la rutina que no nos hemos parado a estudiar si dentro de nuestras empresas existe ese talento “latente “ y que no hemos sido capaces de explotar porque no lo hemos sabido identificar.  Tan válido es aportar  nuevo talento con nuevas incorporaciones como identificar y explotar primero el existente, lo que nos llevaría a una mejor optimización de los recursos propios.

¿Qué hacer entonces? ¿Cuál es la mejor fórmula a aplicar? ¿Buscamos primero dentro o “compramos e incorporamos” talento? Creo que es honesto partir de que no existe una fórmula magistral, pero si se consigue encontrar la motivación adecuada y generaramos un liderazgo tan compartido que al final dé igual quien sea el responsable que esté al frente, será un logro tal que dará a la empresa, a los colaboradores y a las metas un valor añadido y un potencial excepcionales.

Consiguiéndolo, aunaremos la fuerza del trabajo colectivo con la fuerza que impregna un líder para motivar al equipo, pero adicionalmente dispondremos de la posibilidad de que ese “empuje” del líder sea inagotable porque cada uno de los miembros del equipo sea capaz de asumir el rol de “líder” cuando sea necesario apoyar o suplementar al líder existente.

Bajo este prima es recomendabe que tanto nosotros como las empresas practiquemos “deporte”, tanto  a nivel individual como colectivo, y que se use esa herramienta para reforzar cada pieza y así mejorar “el conjunto del grupo”.  Los resultados a conseguir pueden ser tan espectaculares como los del equipo de hockey o los de rafa Nadal. El grado de planificación, actuación y compromiso será lo que determine finalmente la posibilidad de éxito.

0 comentarios de “Compromiso y deporte. Éxito seguro

  1. Josep Sanvisens dice:

    Liderar equipos de trabajo es tan complejo que no creo que haya una fórmula ideal que funcione siempre y que funcione igual para todas las personas.
    Si que estoy convencido de que todo grupo ha de hacer suyo el objetivo o meta común. Para que adquieran este compromiso es imprescindible que puedan opinar y se les tenga en cuenta en el momento de asumirlo, o mejor dicho que creen ellos mismos el objetivo. No nos gusta sentirnos piezas de una máquina, cuya función es esforzarse para alcanzar una meta impuesta desde arriba, solo a cambio de cobrar un sueldo. El deporte és una muy buena escuela para interiorizar esta idea.
    Una regla muy sencilla que he utilizado, relacionada con este tema, que tampoco es infalibre, pero me funcionó bién muchas veces és hacer una pregunta en vez de dar una orden.
    GRACIAS POR ESCRIBIR

    • Modesto dice:

      Estamos de acuerdo en que no existe una fórmula ideal para liderar equipos. Si motivar o liderar personas es difícil, más lo es a grupos. Formar parte de un engranaje encorseta al individuo, pero también le hace formar parte de un “todo” que suele tener un potencial mucho mayor que el que puede alcanzar un individuo por sí solo. Por supuesto que tu técnica de preguntar en lugar de ordenar puede ser tan válida como otras muchas y si te funcionó bien como comentas es la mejor prueba de que es un posible método a considerar. La idea que proponemos de hacer deporte no tiene por qué ser válida para cualquier grupo, pero su potencialidad, costes y resultados nos ha hecho querer compartirlo con todos vosotros. Gracias por tu comentario y aportaciones.

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.