Walt Whitman fue un extraordinario poeta. Su poesía tiene tanta fuerza que transforma. El que encontraréis a continuación es uno de sus mejores poemas: «Oh Capitán! ¡Mi capitán!». El poema se hizo mucho más conocido a raíz de la película «El club de los poetas muertos» y su maravillosa escena final.

Whitman escribió el poema en homenaje a Abraham Lincoln, presidente de Estados Unidos, después de su asesinato en 1865.

Una verdadera obra maestra de la poesía que llega al alma.

»’¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán!»’

I

¡Oh Capitán! ¡Mi capitán! Nuestro espantoso viaje ha concluido;

El barco ha enfrentado cada tormento, el premio que buscamos fue ganado;

El puerto está cerca, las campanas oigo, toda la gente regocijada,

Mientras los ojos siguen la firme quilla de la severa y osada nave:

Pero ¡oh corazón! ¡Corazón! ¡Corazón!

Oh las sangrantes gotas rojas,

Cuando en la cubierta yace mi Capitán

Caído, frío y muerto.

II

¡Oh Capitán! ¡Mi capitán! Levántate y escucha las campanas;

Levántate —por ti se ha arriado la bandera— por ti trinan los clarines;

Por ti ramos y coronas con cintas— por ti una multitud en las riberas;

Por ti ellos claman, el oscilante gentío, sus ansiosos rostros a ti se vuelven;

¡Arriba Capitán! ¡Querido padre!

Este brazo bajo tu cabeza;

Es tan sólo un sueño aquél en la cubierta,

Tú has caído frío y muerto.

 III

Mi Capitán no responde, sus labios están pálidos y quietos;

Mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso ni voluntad;

El barco se encuentra anclado sano y salvo, su viaje concluido y terminado;

De una horrorosa travesía, el barco vencedor, viene con un objeto conquistado;

¡Regocíjense, oh riberas y repiquen, oh campanas!

Pero yo, con lúgubre andar

Camino la cubierta donde yace mi Capitán,

Caído, frío y muerto.

© Traducción: Juan Carlos Villavicencio

3 comentarios de “¡Oh Capitán! ¡Mi capitán!

  1. Josep Sanvisens dice:

    ¡Excelente!
    Esta lectura me ha sugerido que hay personas a quienes la muerta no ha matado.
    GRACIAS JOSÉ Ma.

Deja un comentario