El éxito en las relaciones humanas consiste, primero, en dar, después en dar más y, por último, seguir dando.

¿Te ha quedado claro? Si son los demás los que verdaderamente valoran y convierten tus acciones en un conjunto exitoso para alguien diferente a ti mismo, como decíamos el otro día, se revela evidente que el éxito en las relaciones personales se encuentra en lo que les aportes a los de enfrente, y aportar es sumar a alguien de tu parte, es darte, es dar. Más alto se puede decir, más en negrita y más grande se podría escribir, pero no más claro. Hay un antes y un después de esta afirmación, si la interiorizas y empiezas a aplicarla. El mundo de hoy no es el mejor de los escenarios, con tanta información y tanta manipulación, con tanta velocidad y ensimismamiento, pero es nuestra obligación no dejar que eso suceda irremediablemente y acabe por conminarnos en vivencias personales totalmente aisladas de la realidad e inscritas en una virtualidad mal entendida.

Por nuestro natural, tendemos mujeres y hombres a relajarnos en las relaciones de amistad, de pareja, laborales o lúdicas con el transcurso de las mismas. Parece que nos cansemos de los mismos escenarios pasado un tiempo y, bien mirado, es razonable si se tiene disposición a ser sincero y justo. No lo considero malo, sino normal, pues el ser humano tiene una querencia natural por transformarse que habita en la base diferencial de nuestra especie, lo que nos ha hecho humanos y especie dominante en el planeta: la curiosidad y las ganas de crecer y evolucionar, de buscar cosas diferentes y nuevas. Si bien cierto es, por ende no se puede olvidar tampoco la fantástica potestad que albergamos para apostar por puntos fuertes de voluntaria elección y ser capaces de movilizarnos por ellos, transformando el mundo desde nuestras elecciones. Es una capacidad “innovadora” que dota de interés continuo y remozado a cualquier situación perenne, un poder que nos permite salvaguardar de una involución no deseada cualquier relación que requiramos.

Como ejemplo, mantener en el amor de una pareja la misma intensidad que se tenía al inicio, en una adolescencia o en los encuentros primeros, por poner un par de casos, es del todo improbable, pues el descubrimiento se produce en un periodo de tiempo determinado. Ahora bien, también lo es que dicho amor no madure al calor de los acontecimientos superados en común y en un proyecto conjunto querido por ambos. Por tanto, esa tendencia natural que se presenta en todas las facetas de la vida no es óbice para conseguir momentos que sí tengan la intensidad que promueve el crecimiento de dicha relación, momentos seleccionados, y preparados incluso, en los que radiquen la magia de nuestra aportación, de la consciencia de lo importante que esa persona es en nuestra vida y el modo en que lo note, si nos aferramos al ejemplo. Para ello, y estamos hablando de un caso tan singular como el de la pareja, hay que seguir dando siempre… ¿Qué no será, pues, donde no nos conocen y no tenemos un histórico positivo que nos respalde (suponiendo que la pareja se lleve bien, claro está, jajaja…)?

Pues serán fundamentales, de entrada, una buena cortesía y una sincera aproximación. Estar por todo tipo de detalles que hagan sentir y entender al interlocutor que nuestra intención primera es dar, estar por el otro para ayudar cuando sea menester y que lo que le pasa a esa persona nos importa. Y que es y será así. Si le contagiamos que sentimos su valor y que lo que le ofrecemos consideramos que tiene valor para él, aunque hayamos venido a venderle una Enciclopedia Británica por fascículos nos escuchará de buena gana. Adentrarnos en ese “todo tipo de detalles” será mi objetivo en adelante, pero partiendo de una férrea e inquebrantable voluntad de uno mismo por cumplir la máxima del título de este artículo: para triunfar en el mundo de las relaciones personales, o sea, sociales, el primer requisito es querer dar, darse a los otros, el segundo es seguir queriendo pasado un tiempo y, por último, no desfallecer en ello nunca. Sin esa decisión personal, no hay ninguna garantía de éxito, por lo que os conmino a que vayáis meditando el alcance de vuestra predisposición.

¡Espero que sea total si habéis leído hasta aquí! ¡¡¡Vamos, queridos lectores: a mejorar lo más importante que podemos controlar!!! Vuelvo pronto.

2 comentarios de “El éxito de las relaciones humanas consiste en dar

  1. Diego Rodríguez Plaza dice:

    Hola a todos, es mi primer comentario sobre la entrega total a los demás, tanto en lo laboral, familiar y amigos. Estoy totalmente de acuerdo en la entrega a los demás, sin recibir nada a cambio en tiempo cercano, pero sí, se recoge frutos, y algunas veces con sorpresas a nuestro favor de lo recibido. Lo interesante de todo esto, es las fuertes amistades que se encuentran, hay que seguir conservandolas y por supuesto continuar en crecer. Saludos a todos.

  2. Josep Sanvisens dice:

    Cuando damos de verdad, sin esperar nada a cambio (en caso contrario seria invertir), ganamos siempre. Si se trata de cualidades como amabilidad, comprensión, paciéncia, alegria, amor… cuanto mas damos mas crecen dichas cualidades en nosotros. Si se trata de cosas materiales, como dinero por ejemplo, nos autoconvencemos de que somos generadores de dichos bienes, que tenemos capacidad de volver a conseguir lo que hemos dado por estar agradecidos de lo que tenemos y esta capacidad de volver a generar y volver a tener es como una profecia que se cumple.
    Dar y compartir es enfocarse en un universo de abundáncia, retener y competir es enfocarse en un universo de escasez y no cabe duda de que vemos y obtenemos aquello a lo que nos enfocamos.
    Gracias, José Manuel.

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.