7 cosas importantes que olvidamos con frecuencia y que conviene recordar

1.-Haz las paces con el pasado para que no moleste tu presente.

Pregúntate, ¿cuantas veces te mantienes revisitando momentos de tu pasado? Demasiadas personas pasan una parte muy importante de su tiempo recordando y pensando en todas las equivocaciones, malas decisiones y cosas que salieron mal de su pasado. No se dan cuenta de que eso al único lugar que les lleva es a malgastar una enorme cantidad de energía emocional que podrían utilizar para construir sus sueños y aspiraciones.
Cuanto antes tomes conciencia de que la única forma de volver correcto el pasado es hacer correcto el presente y el futuro, antes podrás comenzar a disfrutar de tu mejor versión en el presente.

2.-Tu felicidad solo depende de ti.

Tu felicidad no es algo que tengas que salir a buscar o encontrar. Ya está en ti. Solo depende de ti. Tú creas tu felicidad en base a los pensamientos que mantienes en tu mente. De ti depende crear una mentalidad de abundancia o de escasez. Es algo que depende única y exclusivamente de ti, y cuanto antes te des cuenta y empieces a actuar en consecuencia, antes podrás disfrutar en plenitud de tu vida.

3.-Todas las personas libran batallas con sus problemas.

Serás mucho más comprensivo con los demás cuando te des cuenta de que todas las personas libran algún tipo de batalla en su interior. Todos tenemos problemas. La persona que tú creas que tiene la vida más perfecta, te garantizo que tiene problemas muy similares a los tuyos. Por tanto, se compasivo y trata de comprender a los demás. A veces cuando alguien no te presta atención o no te trata como tú crees que mereces puede que sea por una de esas batallas que está librando en su interior con sus propios problemas. Compréndelo y mejorarás increíblemente tus relaciones con los demás.

4.-No des demasiada importancia a cosas intrascendentes.

Con mucha frecuencia hacemos verdaderas montañas de simples granos de arena. Y tiene que suceder algo tremendo para que pongamos nuestros problemas en perspectiva. La mayoría de las cosas por las que ponemos el grito en el cielo, cuando se observan objetivamente no son mas que pequeñas circunstancias sin importancia. No magnifiques las cosas porque lo único que conseguirás con ello es minar tu estado emocional y situarte en una posición carente de recursos.

5.-Tus acciones determinan tus resultados.

La ley de la Causa y el Efecto siempre está en funcionamiento en tu vida. Cuanto antes comprendas que existen unas determinadas causas que producen resultados de excelencia mientras otras producen resultados de mediocridad, antes podrás comenzar a tomar la responsabilidad de tu propia vida. Innumerables personas creen que van a conseguir grandes resultados pensando simplemente en lo que quieren sin ni siquiera emprender acción. Deja de autoengañarte. Si quieres conseguir determinados resultados, has de poner en marcha las causas capaces de provocar esos resultados. No hay atajos. La acción y solo la acción es lo que produce resultados.

6.-Sonreír es la mejor medicina que existe.

Esto ya es algo científicamente comprobado. Cientos de miles de años de evolución de la especie humana han creado un vínculo fisiológico muy poderoso entre el hecho de sonreír y sentirse bien. Tu mente cuando sonríes lo que entiende es que te sientes fenomenal. Y por tanto obra en consecuencia, produciéndose toda una serie de reacciones a nivel bioquímico en tu organismo que potencian tu bienestar. La medicina más barata que existe es la sonrisa, y todavía tiene un efecto mucho más potente cuando la compartimos con todos aquellos a quienes amamos más intensamente.

7.-La gratitud te hace sentirte rico y pleno.

Cuando expresas gratitud lo que realmente estás diciendo es “tengo mucho más de lo necesario”. Te sitúa automáticamente en una mentalidad de abundancia y de plenitud. Y si lo piensas por un instante, ¡tenemos tantas cosas por las que dar gracias! Si estás leyendo esto, de partida hay muchas posibilidades de que vidas en un entorno con al menos las condiciones básicas para vivir con un mínimo de comodidad. Ese simple hecho ya te sitúa por encima de cientos de millones de personas que no tienen ni siquiera lo necesario para disfrutar de una vida con un mínimo de dignidad. Agradece lo que tienes, y si te es posible colabora para hacer la vida de aquellos que aún no tienen lo necesario un poco más digna. Este es un mundo de abundancia y es inaceptable que millones de personas no tengan lo mínimo para vivir como merece todo ser humano.

Deja un comentario