Detrás de cada problema o dificultad siempre existe una oportunidad para encontrar algo positivo. Como decía Napoleon Hill, toda dificultad tiene en si misma la esencia de una oportunidad de una magnitud equivalente. Efectivamente es así. Cada vez que te encuentres ante un NO, piensa que puede ser el primer paso para conseguir aquello que necesitas. Cómo entiendas la respuesta, y cómo reacciones ante ella es algo fundamental que va a condicionar en gran medida tu resultado final. Si efectivamente entiendes el no como un paso más en el camino hacia tu objetivo, y muestras una actitud de perseverancia que te permita mantenerte en tu camino, es muy posible que a pesar de la adversidad, acabes consiguiendo aquello que te propones.

Si por contra, ante el no te das por vencido, y entiendes que esa puerta cerrada es algo definitivo e inamovible, es muy posible que acabes cesando en tu empeño. Entonces, y sólo entonces podremos asumir que existe el fracaso como tal. Así, con el abandono acabaría convirtiendo un simple resultado en un verdadero fracaso, materializado a través del abandono del camino.

La lectura de todo esto es que el hecho es el que es, y eso debería ser objetivo. La interpretación del mismo, y sobre todo, la reacción ante el mismo entra dentro del campo de la subjetividad personal de cada uno.

Si analizamos algunos de los grandes triunfadores que reconocemos en nuestros días, observaremos que sus vidas han estado repletas de situaciones adversas, y de momentos de duda y complejidad. Sin embargo, mantenerse en el camino ha sido la clave fundamental que les ha permitido alcanzar la gloria que hoy todos conocemos y destacamos. ¿Cuántas cosas nos habríamos perdido si muchos de estos personajes históricos hubiesen abandonado su camino? ¿Existirían muchas de esas cosas que hoy admiramos y disfrutamos si hubiesen entendido que detrás de esa puerta cerrada no existía nada más? Probablemente no, y eso es algo relacionado con la consistencia de esa acción que acabó haciéndolos grandes.

Pues bien, si ello te ayuda, apoya tu caso en el ejemplo de esos grandes personajes. Haz todo, absolutamente todo cuanto esté a tu alcance para no abandonar tu camino en ningún momento.

El éxito es un proceso que está directamente relacionado con la perseverancia, la constancia, la insistencia y tu estado de ánimo para afrontarlo. Sólo con estos atributos y con la actitud necesaria es posible alcanzar los mayores triunfos.

Recuerda que en el momento observes que se cierra una puerta, puede ser una clara señal de que el éxito está más cercano. Aprende a descifrar esta clave y a sacar partido de ello.

Deja un comentario