Para crear un producto excelente hace falta algo más que escuchar al consumidor.

Para el desarrollo de nuevos productos, siempre es necesario escuchar al consumidor. Tener en cuenta cuáles son sus necesidades, y tratar de satisfacer sus expectativas al máximo es fundamental. Sin embargo, esto, que es una condición necesaria, no resulta suficiente para que el producto resulte útil y duradero en el tiempo.

El desarrollo del producto debe ser realizado con una visión de largo plazo, tratando de satisfacer no sólo las expectativas del presente, sino también las que puedan surgir o generarse en el futuro. Los productos que cumplen con esta premisa tienen garantizada su existencia a lo largo del tiempo, y pueden suponer la base de futuros desarrollos a partir de los mismos.

En este contexto, destacamos la cita de Henry Ford (1863 – 1947), fundador de Ford Motor Company:

«Si le hubiera preguntado a la gente qué quería, me hubieran respondido que un caballo más rápido«.

Este es un ejemplo de un visionario que no se limitó a poner en el mercado productos que cumpliesen con las necesidades de aquel entonces. Con su visión de largo plazo desarrolló 161 patentes que dieron lugar a productos y técnicas de producción revolucionarias que generaron un impacto extraordinario. A fecha de hoy seguimos utilizando y disfrutando muchas de sus visiones.

Deja un comentario