¿Qué ventajas tiene enfocar la acción pensando en criterios de administración del tiempo? ¿Por qué es una clave para el éxito? ¿Qué ocurre con nuestra productividad personal cuando nuestra acción está enfocada en nuestras metas y objetivos?

En el artículo «7 claves para la gestión del tiempo. Plan de acción» recogíamos el proceso que podríamos llevar a cabo para que todas las acciones estuviesen encaminadas hacia la consecución de nuestros objetivos.Vimos cómo identificar y planificar las metas a largo plazo, a corto plazo, y cómo podíamos acabar identificando las tareas relacionadas con cada meta. A través de este proceso conseguíamos que  la acción diaria estuviese totalmente relacionada con los objetivos que perseguimos.

En este artículo, nos preguntaremos ¿qué ventajas tiene enfocar la acción hacia las metas y objetivos?

Normalmente, escribimos las tareas que debemos realizar conforme nos van apareciendo, y las cancelamos según las vamos realizando. Así, acabamos gestionando listas de tareas relacionadas con trabajos pendientes de ejecución. En el proceso que proponemos se produce justamente lo contrario. Pensamos inicialmente en las metas a alcanzar, y a partir de éstas, desarrollamos el plan de acción. Así, las tareas y nuestra acción diaria están totalmente enfocadas hacia los resultados que pretendemos alcanzar.

En el proceso de planificación diaria, identificaremos las acciones que vamos a emprender durante cada día. Empezaremos a ser selectivos, y a concentrarnos sólo en aquellas tareas que estén alineadas con nuestros propósitos. La realización de las tareas, no pretenderá únicamente desarrollar acción, sino resultados, y esta es la principal clave y diferencia.

Para ello, podemos realizarnos las siguientes preguntas para cada tarea  antes de su realización :

1 – ¿Qué importancia tiene esta tarea para mi objetivo último?

2 – ¿De qué modo me va a ayudar a conseguir mi objetivo?

3 – ¿Por qué debo realizar la tarea?

4 – ¿Qué pretendo conseguir con la realización de esta tarea?

Fijémonos que cuando terminemos de planificar nuestras tareas diarias, y una vez hayamos respondido estas breves preguntas, tendremos muy claro lo que pretendemos, por qué lo hacemos, y de qué forma van a contribuir cada una de ellas a nuestras metas finales. Estaremos así totalmente enfocados hacia nuestros objetivos, y conseguiremos generar importantes avances en la dirección de nuestras metas.

En este punto, destacamos que la cuestión de la productividad personal y gestión del tiempo no pasa por realizar más tareas, sino por identificar las que son verdaderamente importantes para nuestros objetivos. Nuestra acción estará concentrada principalmente en éstas.

La importancia del proceso es múltiple.

1 – Daremos prioridad a las cuestiones más importantes.

2 – Desempeñaremos nuestra  acción de forma ordenada y, siempre enfocada hacia el objetivo.

3 – Reduciremos o eliminaremos (dependiendo del grado de implicación en el proceso) la realización de tareas que no estén relacionadas con el objetivo, o que no aporte nada al resultado que esperamos alcanzar.

4 comentarios de “Productividad personal. Acción enfocada en metas y objetivos

  1. William dice:

    Hola Miguel!

    Muchas gracias por compartir todo esto! Es oro puro.
    Tengo una pregunta para ti: ¿cómo sabes que estás enfocando esas preguntas al objetivo correcto? Lo he compartido con un par de amigos y nos ha surgido esa duda.
    Espero respuestas pronto!
    Un saludo crack ;)

    • Miguel Angel Guillo dice:

      Hola William,

      Muchas gracias por tu comentario. No existen reglas generales para determinar qué objetivos son los correctos o no. Todo parte de conocer bien tus valores. Cuando reflexionas sobre ellos, y eres capaz de seleccionar los más importantes para ti, y además incluso los ordenas por orden de importancia, acabarás descubriendo cuál es tu constitución personal. Esto resultará fundamental y te será de gran utilidad para la resolución de conflictos, descubrir tus verdaderos objetivos,…

      Encontrarás así que los objetivos que establezcas y que guarden relación directa con esos valores principales pueden acabar convirtiéndose en esos «objetivos correctos» que tú describes.

      A partir de ahí, podrás plantearte preguntas sobre ellos que te ayuden a generar avance. En el artículo describía algunas preguntas que quizá puedan ayudarte. Una vez más, tampoco hay preguntas correctas o incorrectas, si bien la calidad de la pregunta determinará la calidad de tu respuesta. Meditar preguntas poderosas que te hagan reflexionar y te ayuden a generar respuestas serán la clave para avanzar en la dirección de esos objetivos que te planteas.

      Saludos y muchas gracias por compartir con nosotros tu comentario y reflexión.

      Miguel Ángel

  2. Josep Sanvisens dice:

    ¡Que cuatro preguntas tan poderosas y que método tan eficaz!
    Nos proporcionan las tres ventajas que citas y más aun, por ejemplo, pueden ayudarnos a saber decir NO y si al formularnos las preguntas no tenemos respuestas claras, querrà decir que hemos de redefinir nuestros objetivos o nuestra planificación.
    ¡MIL GRACIAS MIGUEL ANGEL!

  3. laura dice:

    Me parece muy interesante el concepto de no ser más productivo queriendo hacer más tareas.
    Planificar y organizar las tareas a realizar te puede convertir en mucho más efectivo, ordenado y te evita el olvidar tareas no importantes

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.