La salud de nuestro cuerpo viene determinada por el consumo de manera equilibrada de los diferentes nutrientes (proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales,…). Sin embargo, diferentes estudios franceses, americanos y de otros países han demostrado las carencias que el ser humano viene sufriendo desde hace años en cuanto a la forma de nutrirse.

Esto ha llevado al desarrollo de diferentes trastornos como una bajada en la respuesta de nuestro sistema inmunitario, enfermedades cardiovasculares, degenerativas (cáncer), etc.

La Nutrición Ortomolecular pretende corregir el problema que la alimentación actual está ejerciendo sobre nuestro organismo, que no es, ni mas ni menos, que el provocarnos una lenta pero inminente desnutrición. Y el problema está en que al no ser los efectos ocasionados por la desnutrición algo inmediato, no le damos la importancia que se merece, y cuando nos encontramos inmersos en algún trastorno o enfermedad, es cuando intentamos resolver el problema, y además, queremos que sean cuanto antes.

El consumo excesivo de aditivos (colorantes, conservantes, colorantes, etc) van a actuar como destructores de nutrientes, hasta el punto de que algunos han demostrado sus efectos cancerígenos además de provocar reacciones alérgicas, asma, problemas dermatológicos y digestivos, etc.

Muchos estudios han demostrado el papel secuestrador de vitaminas y minerales que provoca el consumo repetido de azúcar y cereales refinados (bebidas azucaradas, pan blanco, bollería, repostería,…).

El consumo necesario de los llamados ácidos grasos esenciales provenientes necesariamente de la dieta, está siendo sustituido por el abuso en grasas saturadas (grasas de origen animal, margarinas, mantequillas,…) y frituras. Esto va a hacer que se desarrollen estados carenciales provocando diferentes trastornos como por ejemplo, el tan “de moda” conocido TDAH infantil (trastorno de déficit de atención e hiperactividad infantil).

Lo que hemos ido “destrozando” durante meses o años, queremos que se nos lo resuelvan en unos instantes…

Para no llegar a esta desagradable situación, lo que va a hacer la Nutrición Ortomolecular es proporcionar a nuestras células los nutrientes (que como he dicho anteriormente, no lo hace la alimentación convencional) en las cantidades óptimas en función de las necesidades de cada individuo.

Así que se hace necesario (nos guste más o menos) el complementar nuestra dieta con la suplementación de al algunos nutrientes. Y esto podemos verlo en consulta cuando realizamos diferentes tipos de test que nos van a dar la información de cuál o cuáles terrenos biológicos tenemos carencias.

La suplementación debe de ser de forma temporal hasta corregir los déficits del organismo, ya que lo que debe de primar ante todo es la corrección alimentaria junto con otros hábitos de vida más saludables.

Juan José Vicente Baños
Licenciado en Ciencias Biológicas
Experto en Nutrición Ortomolecular y Antiaging
Naturópata.

Más información AQUÍ

Deja un comentario