Hace un tiempo descubriste que necesitabas realizar cambios en tu vida. Era algo que sabías que necesitabas hacer, pero no acababas de encontrar el momento para ponerlo en práctica. Un día tomaste  una decisión valiente, y emprendiste acción para dar ese giro que tu vida necesitaba. Tomar esa decisión de cambio y romper con todos tus hábitos del día a día han sido una de las cosas más difíciles que has hecho. Como se suele decir, el hombre es un «animal de costumbre«, y tú no ibas a ser la excepción. Ahora bien, debes sentirte profundamente orgulloso por el ejemplo y la determinación que has demostrado. En primer lugar, a ti mismo. Te has demostrado que «querer es poder», y que tan sólo necesitabas creértelo y ponerte en marcha. En segundo lugar, a los que te rodean. Aunque no necesites demostrárselo a nadie, con tu acción estás siendo un ejemplo inspirador para otros muchos, a los que estás mostrando cuál puede ser el camino para la mejora de sus vidas.

Ahora mismo te encuentras en un punto intermedio. Te sientes bien por haber cambiado, pero no dejas de reconocer la dificultad del día a día. En este momento, es importante que vuelvas a hacer un alto en el camino para reafirmarte en tu propósito y disipar cualquier duda que puedas tener. Vuelve a pensar en el momento en que tomaste la decisión. Recuerda por qué lo hiciste. Cómo era tu vida hasta ese momento. La necesidad que tenías del cambio. Hoy, poco tiempo después, y aunque no hayas llegado a la meta, ya existen beneficios. Quizá no los reconozcas, pero efectivamente existen. Sigue pensando en la tremenda mejora que experimentará tu vida cuando consigas lo que persigues. Sigue buscando la recompensa del cambio. No dudes que lo vas a conseguir, y confírmate que ES POSIBLE.

Cierra tus ojos, piensa en la meta. Vuelve a visualizar cómo será tu vida cuando llegues a alcanzar ese propósito por el que estás luchando. Vale la pena, ¿verdad?. Reconoce el valor de lo que ya has hecho, y siéntete orgulloso de lo que estás haciendo. El camino que ya has recorrido es el más difícil, y ya está hecho. Ahora debes evitar caer en la tentación de volver a tu rutina anterior. Vuelve a comprometerte a seguir en el camino. Recuerda que fuiste tú, quien voluntariamente decidiste realizar ese cambio, y no tendría sentido la vuelta atrás.

No dudes que hay luz al final del túnel, y que lo vas a conseguir. Con tu firme propósito pronto verás la luz, y seguro que mucho antes de lo que tú imaginas. Recuerda que «siempre existe un camino para aquél que lo busca», y que al final siempre se cumple aquello de que «querer es poder», así que no te detengas, pues efectivamente, hay luz al final del túnel

3 comentarios de “No te detengas. Hay luz al final del túnel

  1. Carla dice:

    Buenas noches Miguel Ángel,

    Me ha encantado el artículo
    Mi más sincera enhorabuena

    Por experiencia propia, hay momentos en la vida en la que sientes que hay que cambiar, desde mi punto de vista llegar a esa conclusión ya es un logro
    La mayoría de la gente está con el piloto automático y deja que la vida siga su ritmo y aún no contento o feliz con lo que hace y consigue, ni siquiera se plantea cambiar para conseguir su mejor versión, para conseguir la felicidad plena

    Por tanto, quien toma la decisión de cambiar, ya tiene parte del camino recorrido

    Una vez tomada la decisión, toca actuar
    Y efectivamente , quien quiere, puede

    Es difícil, pero se puede
    Y si te dejas guiar por todos aquellos que te quieren, ese camino será más llevadero y la luz al final de túnel, se verá más pronto que tarde

    SIEMPRE EXISTE UN CAMINO PARA AQUEL QUE LO BUSCA

    Me encanta

    Un saludo

    Carla

  2. Josep Sanvisens dice:

    Miguel Ángel. ¡Excelente!
    Este es el comentario que me sugiere su escrito:
    Si solo miramos lo que nos falta para llegar a la meta, experimentaremos frustración.
    Si solo miramos lo que ya hemos avanzado, podemos caer en demasiado conformismo.
    Creo que la clave está én que, si agradecemos y valoraramos mucho lo que ya hemos hecho, esto nos permitirá perseguir el éxito de llegar a nuestros objetivos, viendo la distáncia que nos separa como un reto ilusionador, estimulante, en definitiva motivador.

    GRACIAS POR ESCRIBIR

    • Miguel Angel dice:

      Josep, muchas gracias por su comentario. Coincido plenamente con su argumento. Efectivamente, muchas veces nos enfocamos mucho más en lo que nos falta por conseguir que en lo que ya tenemos. Debemos aprender a valorar lo que ya tenemos o hemos hecho, y a partir de ello, plantearnos cualquier reto futuro. Estaremos entonces en condiciones de alcanzar las metas más altas con el grado de ilusión y compromiso necesario en cualquier objetivo.
      Muchas gracias por sus comentarios e interés.
      Saludos,
      Miguel Ángel Guilló

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.