¿Es bueno para nuestro organismo el consumo de trigo? ¿Qué tipo de trigo es el más beneficioso?

El trigo es un cereal que en nuestra cultura se ha estado consumiendo y así sigue siendo en la actualidad. Pero ¿qué es lo que está pasando con este cereal que cada vez más especialistas lo están desaconsejando?.

A mi modo de ver, el problema, por decirlo de algún modo, no está en el cereal en sí. Es decir, no se trata de decir que el trigo es malo o no debamos consumirlo. Más bien, podemos decir que la cuestión está en su calidad. Y me explico:

El trigo común o trigo dulce que es el que estamos acostumbrados a consumir con el pan, la repostería tanto dulce como salada, la pasta, etc. es un cereal que ha sido transformado con el paso de los años con el fin de dar mayor rendimiento (mayor cantidad de harina en el grano) y mejores cosechas. Esa transformación se ha llevado a cabo modificando genéticamente el grano de trigo y es lo que ha provocado el desarrollo de un nuevo grano (el actual) que contiene una serie de proteínas que al ser ingeridas a través del alimento, nuestro organismo no las reconoce y por tanto genera un rechazo (intolerancia o alergia) dando lugar a diversos síntomas (hinchazón de vientre, vómitos, diarreas, dolores de cabeza, aumento de peso,…).

Entonces, podemos optar por otras variedades de trigo que no han sido manipuladas genéticamente y por lo tanto no van a desencadenar esos problemas mencionados anteriormente.

Hablamos de la espelta o el kamut, que son variedades de trigo más antiguas y que nuestro organismo tiene las enzimas necesarias para su correcta digestión.

Ahora, hay que tener en cuenta la situación personal de cada persona para saber si es el caso de poder consumir estas variedades más saludables de trigo o por el contrario deberíamos sustituir el trigo (del tipo que sea) por otros cereales. Eso va a depender como digo, de la situación personal de cada uno de nosotros.

Juan José Vicente Baños
Licenciado en Ciencias Biológicas
Experto en Nutrición Ortomolecular y Antiaging
Naturópata.
Más información: www.nutricionydieteticanatural.es

Deja un comentario