Ante una determinada circunstancia o dificultad, tu actitud es fundamental. Creer en tus posibilidades y en el buen resultado es importante. Si piensas que “no puedes”, que “es difícil”, … te estarás autolimitando en la búsqueda de la solución, y, así acabarás demostrándote que tenías razón, y que efectivamente no podías.

Debes visualizar la solución, y trabajar intensamente para conseguirla. Sólo así podrás alcanzar un verdadero resultado positivo.

El Doctor Lair Ribeiro, profesor de la Universidad Thomas Jefferson de Estados Unidos escribió un libro que tituló «El éxito no llega por casualidad». En él nos cita varios ejemplos para explicar el perjuicio que nos puede generar la creencia de que algo es imposible. A través de ejemplos muy ilustrativos nos demuestra cómo podemos llegar a condicionar nuestra acción simplemente asumiendo que algo es imposible. Esta falsa creencia podría incluso llegar a limitarnos intentar buscar la solución, por fácil o difícil que ésta parezca.

Esto nos lo explica a través del ejemplo de la pulga.

Si introducimos una pulga en el interior de un frasco de cristal, ésta saltará de forma continuada para tratar de escapar. Sin embargo, si tapamos el tarro, la pulga chocará una y otra vez contra la tapadera. Tras un determinado número de intentos, la pulga aceptará que la salida es imposible, y cesará en su empeño. De este modo, si llegado este momento retiramos la tapadera, la pulga no volverá a saltar, con lo que efectivamente no conseguirá escapar. En esta situación, si saltase, conseguiría escapar, pero el hecho de haber asumido la imposibilidad de escapar hará que no pueda conseguirlo.

Este es un ejemplo de que los límites están muy definidos en nuestra mente. Es momento de analizarlos para determinar cuáles deben ser eliminados, y tratar así de ir más allá del horizonte finito que vemos y entendemos actualmente. Hay muchas más posibilidades más allá de las barreras que tenemos preexistentes en nuestra mente. La propia idea de la limitación reduce nuestra acción. Por ello, el primer paso para el crecimiento empieza por creer que lo que nos proponemos es posible. Si lo hacemos así generaremos la confianza necesaria para empezar a dar los pasos en la dirección del éxito. ¿Nos damos cuenta de las cosas nos perdemos por la creencia de que hay cosas imposibles?. ¿Cuánto tiempo invertimos en pensar que es imposible?. ¿Conseguimos con ello algún resultado?

En este contexto es muy apropiado recordar la cita histórica de Henry Ford que decía : «Tanto si piensas que puedes como si piensas que no puedes, estás en lo cierto».

0 comentarios de “Cuando piensas que es imposible, podrías llegar a no intentarlo.

  1. Orfeo dice:

    Muy buen artículo. La frase que mencionas es efefectivamente demoledora. Los ejemplos de la pulga y del elefante muy ilustrativos.

    De nuevo queda claro que la clave de todo es la ACTITUD.

Deja un comentario