Toda pregunta lleva implícita una afirmación, una carga de información que condiciona la respuesta. Si el mecanismo del pensamiento es realizar preguntas y responderlas, veamos el poder de las preguntas positivas, y como condicionan nuestra acción. ¿Qué consecuencias tiene el pensamiento positivo?

Sabemos que nuestro cerebro funciona mediante el mecanismo de pregunta-respuesta, y así, estamos constantemente generando un diálogo interno con nosotros mismos. Para cada pregunta que nos formulamos, nuestro cerebro busca las respuestas correspondientes.

La carga de positividad, negatividad, acción o pasividad que contenga la pregunta generará una respuesta orientada en el mismo sentido de la pregunta. Así, la respuesta a preguntas positivas será positiva, la respuesta a preguntas negativas será negativa,…

Siendo conscientes de esto, parece importante filtrar muy bien el contenido de nuestras preguntas, pues si de ellas dependen las respuestas, también lo serán las acciones que emprendamos a partir de las mismas.

Supongamos una pregunta como «¿Por qué no puedo hacer esto?» Si nos fijamos, en la propia pregunta hay dos partes. Por un lado está la afirmación «no puedo hacer esto», y por otro lado, la pregunta del porqué. La parte afirmativa está suponiendo una clara limitación que marca claramente el sentido de la respuesta. Acabo de asumir mi limitación, y simplemente he pedido que mi cerebro busque motivos que justifiquen por qué no puedo hacerlo.

Observemos que un planteamiento así está limitando nuestra acción. Realmente, no estamos buscando fórmulas para hacerlo. Mas al contrario, estamos preguntándonos cuáles serían las excusas que justificarían por qué no hacerlo.

Necesitamos diseñar una batería de preguntas alternativas que nos permitan acabar mejorando y generar la acción necesaria en la dirección positiva. Se trata de activar el pensamiento positivo.

¿Crees que podrías hacer algo para lo que tú mismo te has convencido que no es posible? Evidentemente, tu acción, si llegases a desarrollarla, sería muy pobre, y en consecuencia, acabarías justificando que efectivamente tenías razón. No era posible. Ya lo sabías.

Ahora, demos un giro de 180º a nuestro planteamiento, y cambiemos el sentido de nuestra pregunta. Plantéate «¿Qué podría hacer para acabar mejorando/consiguiendo esto»? Observa que el hecho puede ser el mismo que en el caso anterior, pero la pregunta es bien distinta. Pare empezar, la carga de información que contiene alberga la posibilidad de que «es posible mejorarlo o conseguirlo«. Así, de partida ya contamos con un planteamiento radicalmente distinto. Asumimos la opción de que es posible, e iniciamos la búsqueda de posibles opciones para conseguirlo. Igual que ocurría con la pregunta anterior, en este caso, la mente también va a responder nuestra pregunta, y acabará ofreciéndonos posibles alternativas para acabar consiguiendo el propósito.

«es posible mejorarlo o conseguirlo»

El hecho, en si mismo es objetivo. Es lo que es. Sin embargo, el lado por el que lo abordemos puede generar resultados dispares.

Te propongo una lista de 6 de preguntas positivas que puedes utilizar en cualquier situación que se te plantee cada día :

  •  ¿Qué hay de positivo en esta circunstancia? Sea cual sea la circunstancia, siempre hay una posibilidad de sacar partido de algún modo. Concéntrate en eso, y trata de obtener el máximo beneficio de la situación. Existe! Plantéatelo. Piénsalo. Verás como acabas encontrándolo.
  • ¿Qué podría hacer para salir reforzado de esta situación?
  • ¿Cómo podría suponer esta circunstancia un «trampolín» para crecer en mi vida personal/profesional,…?
  • ¿Esto es todo lo bueno que puede ser? ¿Cómo podría mejorarlo?
  • ¿De qué modo puedo disfrutar de esta situación?
  • Piensa por un momento en alguna de tus personas de referencia (personas a las que admiras, tus líderes,…), y pregúntate : ¿Cómo resolvería X (tu referencia) esta situación?

Observa que todas estas preguntas tienen 3 características en común :

  • 1 – Están redactadas en positivo
  • 2 – Las respuestas que se generen a partir de las mismas te incitarán a la acción
  • 3 – Todas ellas contienen información motivadora de forma implícita. Observa que en ninguna de estas preguntas aparece la palabra «problema», «peligro»,…

Te propongo que revises tu diálogo interior, y que detectes si las miles de preguntas que te formulas cada día tienen el sentido y la carga de información que deben tener. Si no es así, como ejercicio de autoayuda, plantéate si algunas de las preguntas que hay contenidas en este artículo podrían ser un punto de partida para iniciar esta dinámica de pensamiento positivo.

0 comentarios de “Las 6 preguntas positivas que te moverán a la acción

  1. Josep Sanvisens dice:

    Es muy cierto que tenemos un diálogo interno con nosotros mismos permanentemente, lo que ocurre es que generalmente no somos ni conscientes de ello. Ahora mismo, inconscientemente, al leer el post me surgen preguntas del tipo: ¿Es verdad esto? ¿Yo hablo conmigo mismo? ¿Que tipo de preguntas son las que me hago?. Acepto tan plenamente esta idea que voy a escribir tus poderosas preguntas en una tageta y la rendré a mano, con la finalidad de crearme el hábito de utilizarlas.
    GRACIAS MIGUEL ÁNGEL

    • Miguel Angel dice:

      Estimado Josep,

      Por sorprendente que parezca, el funcionamiento de nuestro cerebro es mediante el mecanismo de pregunta-respuesta. Así funciona.

      Nuestra motivación, acción, y resultados están directamente relacionados con la calidad de las preguntas que nos formulamos nosotros mismos.

      Considerando esta cuestión, parece importante invertir un cierto tiempo en redactar las preguntas de la mejor calidad que podamos, y mantenerla muy cercana como tú bien sugieres. En mi opinión, en momentos de duda, es de mucha utilidad poder tener muy presente la lista y leerla.

      Muchas gracias por participar en el foro con la constancia y calidad que te caracterizan.

      Gracias!

      Miguel Ángel

  2. Irene dice:

    Hola Miguel Ángel,

    a las preguntas que planteas, yo añadiría: ¿Cómo influiría mi forma de resolver este conflicto en el sistema?

    A mí me ayuda mucho, cuando estoy en una situación más o menos delicada, pensar en cuál es el modelo que dejo al resto actuando de determinada forma. Es decir, intento darle un sentido a mi acción más allá de mi propia vida, pensando en el sistema que forman los demás, mi entorno.

    Gracias, me pasaré por aquí a menudo!

    Irene Rodrigo

    • Miguel Angel dice:

      Hola Irene,

      Muchas gracias por tu comentario. La pregunta que propones introduce la posibilidad de compatibilizar la situación con el entorno. Tu propuesta me parece muy interesante, pues efectivamente creo necesario tener siempre en cuenta de qué modo afecta nuestra decisión al entorno que nos rodea.

      Gracias por participar, y te invito a que mantengas un diálogo abierto con todos nosotros.

      Saludos,

      Miguel Ángel

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.