¿Por qué leemos y leemos pero después acabamos no aplicando lo que aprendemos? ¿Por qué aceptamos qué tenemos que hacer pero acabamos no haciéndolo? ¿Sabemos por qué cuando descubrimos cómo se hace una cosa acabamos no haciéndola?

En muchos de los libros de autoayuda que leemos encontramos cómo podemos hacer las cosas. Encontramos miles de ideas que nos indican posibles caminos para mejorar ciertas áreas de nuestra vida. Sin embargo, en muchos casos no acabamos implantando nada de lo que supuestamente aprendemos, y seguimos desarrollando nuestra acción como veníamos haciéndolo.

La razón de esto está en el porqué. Mientras no descubramos el verdadero porqué, la verdadera razón por la que debemos hacer algo, no lo empezaremos a hacer, y esto es algo que generalmente no se encuentra en los libros. Se trata de un ejercicio personal. Se trata de algo que debemos realizar con nosotros mismos para descubrir la razón por la que debemos hacerlo, y practicar así un cambio en los hábitos.

Muchas personas saben la necesidad de cambiar sus hábitos alimenticios, de dejar de fumar, … Son plenamente conscientes de las consecuencias que tiene seguir con su conducta habitual. Saben que sería aconsejable realizar un cambio en la dirección que les permita mejorar su salud. Sin embargo, no resulta tan sencillo dar ese paso firme hacia el cambio de hábito. Lo hacen efectivamente cuando encuentran el porqué. Cuando encuentran que un familiar de su entorno padece graves consecuencias. Lo hacen cuando en una consulta médica el médico les advierte que de no realizar el cambio, su vida corre un serio peligro. Lo hacen cuando en definitiva descubren que el dolor asociado a no cambiar es muy superior al placer de seguir manteniendo su conducta actual. Es el momento en el que descubren el porqué deben realizar el cambio, y efectivamente, ése es el mayor incentivo para realizarlo.

La pregunta es si creemos que es necesario llegar al extremo para poder descubrir el porqué. Creo que todos somos conocedores de las consecuencias que tiene mantener una conducta o hábito inadecuado. Todos somos capaces de anticipar el final. Es cuestión de tiempo, sí, pero efectivamente, sabemos cuál es el final de la historia. Lamentablemente, si no realizamos ese ejercicio de anticipación y visualización a tiempo, podemos tardar en aplicar las medidas necesarias, con las consecuencias que ello podría ocasionar.

Te invito a reflexionar sobre esta cuestión y tratar de descubrir las verdaderas razones por las que debes poner en marcha esos cambios que sabes que tienes que hacer. Quizá no has encontrado el momento para llevarlos a cabo, y espero que esta reflexión sea el detonante para que lo empieces a poner en práctica de forma voluntaria de forma inmediata.

2 comentarios de “La clave está en el porqué

  1. Josep Sanvisens dice:

    ¡Has dado en el clavo Miguel Angel!
    Todo és una asociaciación mental equivocada. El placer de no hacer es «ahora», a corto plazo. El placer de conseguir un resultado deseado es para al cabo de un tiempo, «a largo» plazo. Además asociamos necesidad de constància, disciplina, quizás sacrificio.
    Afortunadamente esta asociación podemos cambiarla, basta con hacer que nuestro «porqué» queremos el resultado que queremos a largo plazo, sea muy poderoso.
    GRACIAS POR ESCRIBIR.
    (Hace dias que intento dejar comentarios sin conseguirlo. Desaparecen al publicarlos)

    • Miguel Angel dice:

      Hola Josep,

      Me ha dado alegría volver a leerte. Estoy de acuerdo con tu comentario, y efectivamente, cuando venimos practicando un hábito, el que sea, siempre es más sencillo seguir en «piloto automático» que decidir cambiar, y aplicar el cambio. Ahora bien, cuando encontramos la razón, ese por qué al que yo me refería en el artículo, descubrimos una fuerza increíble que nos ayuda a realizar el cambio. Elimina cualquier resistencia y nos pone en marcha para desatar una acción potente para dar el «cambio» que entendemos necesario en nuestra vida. Cuando no lo hacemos quizá es porque no hemos descubierto el porqué, y en este sentido, dedicar un tiempo a realizar una anticipación y ver las consecuencias de mantener nuestra conducta habitual, nos ayudará a identificar la necesidad de practicar el cambio.
      Muchas gracias por tu comentario, y espero tener la ocasión de conocerte personalmente en el evento «1 día para revolucionar tu vida en positivo» que todo el equipo de Máximo Potencial estamos preparando para el próximo 28.11 en Elche. Nuestro seguidor más activo no puede faltar en esta importante cita.

      Un abrazo,

      Miguel Ángel

Deja un comentario