Tú sabes muy bien qué es lo que te quieres, lo que te gustaría conseguir, y lo que necesitas hacer para conseguirlo. Sin embargo, no siempre estás dispuesto a asumir el trabajo necesario para poder alcanzarlo. Visto así, parece una incongruencia. Por un lado quieres conseguir algo, pero no quieres asumir el trabajo y el sacrificio que ello implica.

Párate por un momento y piensa. ¿Cómo te sentirías si consiguieses esas cosas que verdaderamente te hacen feliz?. ¿No son precisamente esas metas las que necesitas para sentirte realizado?. ¿No son esas metas las que necesitas alcanzar para vivir esa vida que siempre has soñado?. Seguro que sí. Cierra tus ojos y empieza a imaginarte en esa situación. Disfruta ya de ese momento. ¿No es maravilloso?.

Ahora vuelve al momento actual. ¿No crees que vale la pena luchar por ello?. No es complicado. Es el momento ideal para dejar de buscar excusas que no hacen más que aplazar tu acción. ¿Acaso no has justificado tu falta de acción porque “no puedes”, porque “es difícil”, porque…? ¿No te has planteado voy a mejorar esto o aquello, pero voy a empezar mañana o después del verano?. Todo esto no son más que excusas para justificar la falta de acción y no sentirte mal en ese momento, pero si verdaderamente pretendes poder vivir la vida de tus sueños, es necesario dejar estas excusas al margen y emprender acción. Sí, ACCIÓN, y AHORA. Este es el mejor momento para que empieces a convertirte en la persona que quieres ser. Ya está bien de excusas, de postergaciones, de matar reiteradamente tus sueños, y de seguir perdiendo el tiempo dándole vueltas a cosas que quieres alcanzar, pero que evidentemente con el procedimiento y hábito que estás llevando a cabo no acabas de conseguir.

Este es el momento que estabas esperando, y lo mejor es concienciarte que SÍ, que hasta ahora has tenido el propósito, pero que no has estado dispuesto a pagar el precio necesario para alcanzarlo. Llegar hasta aquí y reconocer esto ya es un avance importante, porque AHORA SÍ estás en el camino.

Malcomb Gladwell realizó la teoría de «la regla de las 10.000 horas». El procedimiento parece sencillo. Cualquier persona que tenga una habilidad o conocimiento extraordinario en una materia determinada, simplemente ha llegado ahí tras 10.000 horas de práctica. Esto es así para artistas, deportistas de élite, músicos,… Ya sabes entonces el secreto del éxito. Trabajo, trabajo y trabajo.

Ya no valen argumentos como «me encantaría poder hacer eso», «me encantaría ser…», «me encantaría tener…». Si efectivamente hay algo que te encantaría poder hacer, ser o tener, ya conoces la fórmula. 10.000 horas de entrega y compromiso serán suficientes para conseguir lo que pretendes. Sin dedicación no existen metas. Son sólo propósitos que nos aparecen una y otra vez, y que evidentemente nunca consigues. Si estás dispuesto a hacerlo, simplemente lo haces y lo consigues. Si no estás dispuesto, lo mejor sería dejar de «dar vueltas» sobre cuestiones que no vas a llevar a cabo, y que lo único que te están generando es perder el tiempo y generarte insatisfacción e infelicidad.

¿Qué debes hacer para convertirte en la persona que quieres ser?. Aquí te proponemos un plan de acción.

1 – Dedícate diariamente un espacio de tiempo para ti.

Debes dedicar unos minutos diariamente para analizar qué y cómo mejorar. Empieza ya. La mejor herramienta en este caso es un folio en blanco. Empieza a escribir lo que te gustaría conseguir. Cuando tengas definido el «qué», pasa al «cómo». Define el plan de acción necesario para alcanzar la meta. Respecto al «cuándo» ya debes estar de acuerdo que el momento YA ha empezado.

2 – Cuida tu motivación constantemente.

Hoy hay multitud de recursos disponibles para alimentar tu acción. La lectura diaria del blog maximopotencial puede ser un recurso válido para adquirir nuevos conocimientos y ayudarte a seguir en el camino. Sabes que encontrarás dificultades. Debes prepararte para aprender a superarlas. En el blog encontrarás herramientas sobre qué hacer en estos casos a través de artículos útiles e interesantes, así como vídeos de inspiración que te ayudarán a seguir en tu camino.

3 – Cree en tus metas.

Debes convencerte que eres capaz de conseguir tus metas, y que aquello que te propones lo acabas consiguiendo. La visualización del triunfo es fundamental para conseguir la motivación que necesitas para seguir en el proceso.

4 – Trabajo, trabajo y trabajo.

La teoría de las tres «T» (trabajo, trabajo y trabajo) es infalible. El atleta Gary Player lo describía muy bien cuando decía «cuanto más entreno, más suerte tengo».

Las 10.000 horas de Malcomb Gladwell parecen muchas, pero si detrás de ellas está tu realización y felicidad por convertirte en lo que sueñas, ¿por qué no empezar ya?. Empieza a ver ya la revolución que todo esto podría suponer en tu vida. Empieza a ver ya cómo vas a mejorar las personas de tu entorno gracias a tu cambio, y qué impacto vas a generar en sus vidas. Piensa en tu familia, en tus seres más queridos.

Las excusas, la postergación, las mentiras ya son historia en tu vida. Has decidido emprender acción, y este va a ser el camino para conseguir ser la persona que día tras días has soñado ser. A partir de hoy, has conseguido coger el «timón» de tu vida. Enhorabuena!. Acabas de emprender una apasionante aventura.

Deja un comentario