Haz que la ley de la sustitución trabaje a tu favor. Tu éxito pasa por la calidad de tu pensamiento

Llevas tiempo pensando poner un proyecto en marcha. La idea te gusta. Lo comentas con tu entorno, y te parece que por las reacciones que percibes, puede funcionar. Crees que es una idea innovadora, pero no acabas de decidir la puesta en marcha.

Si analizas las verdaderas razones por las que todavía no lo has iniciado ya, descubrirás que muy posiblemente, las razones están en tu interior. Son cuestiones que tan solo están en tu mente, y que si las identificas y las trabajas adecuadamente, seguro que conseguirás generar el avance definitivo que marcará la diferencia en tu proyecto.

Te comento alguna de las ideas que seguro han pasado por tu mente en algún momento, y que no hacen más que debilitar tu acción :

• No sé si podré hacerlo
• No sé si lo conseguiré
• No sé si seré capaz de reunir el equipo y los medios necesarios para llevar el proyecto a cabo
• Me faltan recursos para poder empezar
• Hoy no es el día. Esperaré a…
• La idea o proyecto es demasiado grande para poder alcanzarlo
• Yo no estoy preparado para este proyecto
• No tengo tiempo

¿Te identificas con alguno de estos pensamientos? ¿Crees que están presentes en tu mente de algún modo? ¿Crees que alguien que se dice a sí mismo alguna de estas ideas puede desarrollar una acción potente?

Los resultados guardan siempre relación directa con la acción que desarrollas. La acción viene determinada por tu pensamiento. Así es como funciona ese mecanismo en cadena. Pensamiento, acción y, resultado. Por ello, es muy importante que seas muy selectivo en la calidad de tus pensamientos. Ahí es donde nace todo. Reflexiona sobre ello, y comprométete a eliminar todas estas excusas de tu diálogo interior. Comprométete a que ninguno de estos pensamientos pasen por tu mente, y cambia el enfoque hacia afirmaciones positivas que desaten tus máximos niveles de motivación. Es el momento de comprometerte con el éxito, y de empezar a pensar :

• Yo puedo hacerlo
• Tengo todo lo que necesito para triunfar
• La abundancia fluye hacia mí
• Mi siento comprometido con el éxito del proyecto
• HOY es el momento perfecto para iniciar la acción
• Todo proyecto, abordado adecuadamente es alcanzable
• Tengo la energía necesaria para llevar a cabo este proyecto
• Yo quiero, yo puedo, yo voy a conseguir el éxito de este proyecto

Así, si cada vez que te surja algún pensamiento negativo eres capaz de sustituirlo por afirmaciones positivas de esta naturaleza, verás cómo empezarás a generar una inercia imparable que no tardará en acercarte a los resultados que esperas.

Eres merecedor de los resultados que ya has visualizado, y tan solo necesitas empezar a poner orden en tus ideas y a desatar los niveles de motivación adecuados para que tus acciones estén enfocadas en la dirección adecuada.

Haz que la ley de la sustitución trabaje a tu favor. De ti depende!

Un comentario de “Haz que la ley de la sustitución trabaje a tu favor

  1. Josep Sanvisens dice:

    Generalmente no valoramos suficientemente el poder de nuestros pensamientos, a pesar de que no hay uno solo que no influya en nuestra vida, de que la situación en la que estamos hoy se originó en nuestros pensamientos de ayer, de que nuestro mañana lo estamos comenzando a crear con lo que pensamos hoy y lo mejor de todo es que podemos elegir nuestros pensamientos predominantes.
    ¡Gracias Miguel Angel, por enseñarnos a pensar!

Deja un comentario