La publicidad ha desempeñado un rol muy importante en la comunicación y generación de ventas de un producto. El incremento en la frecuencia de los anuncios, la realización de campañas de márketing más agresivas o insistentes han ayudado a incrementar las ventas. Sin embargo, con la aparición de internet, redes sociales y demás medios tecnológicos parece que volvemos a recuperar la importancia del fenómeno del «boca a boca». Con el fenómenos del «click a click», el consumidor recupera fuerza y protagonismo en la difusión y publicidad de los productos.

Cuando la remuneración de los directores de hoteles depende de los comentarios y valoraciones que los usuarios introducen en tripadvisor, cuando los consumidores tienen posibilidad de votar o valorar la calidad o satisfacción de determinados productos o servicios, algo está cambiando, o mejor dicho ha cambiado ya. El nuevo consumidor es activo e inteligente. Cada vez menos, el consumidor compra algo por el simple hecho de que ha visto un anuncio en la televisión, o ha escuchado un anuncio en la radio. Ahora, cuando inicia el proceso de compra tiene la posibilidad de instruirse, comparar, leer experiencias de otros usuarios,… En definitiva, es un consumidor maduro, más exigente y con información, que toma sus decisiones con criterios más objetivos.

En este contexto, y teniendo en cuenta la excelente oferta existente a todos los niveles, es de especial importancia prestar mucha atención a los detalles. Desde el diseño del producto hasta el proceso de comercialización, pasando por los procesos de fabricación, es importante prestar mucha atención a todos los detalles para conseguir que el consumidor obtenga una excelente experiencia de consumo con el producto. Debemos llegar a «enamorar» al consumidor con el producto/servicio. Satisfacer y superar sus expectativas es la clave del éxito.

Es el momento de trasladar parte de la inversión publicitaria al producto en sí. La publicidad seguirá siendo importante. Ahora bien, la inversión en producto será más importante que nunca. Si el producto es excelente, el consumidor, las redes sociales y la publicidad del «click a click» harán el resto.

Podríamos poner como ejemplo servicios como WhatsApp. ¿Qué publicidad realiza?. Se trata de un producto de excelente calidad, que aporta un beneficio claro al consumidor, y sin publicidad. ¿Por qué?. Porque no la necesita. Este es un claro ejemplo de que el producto en sí es la mejor publicidad.

0 comentarios de “Enamorar al consumidor sigue siendo el mejor argumento para conseguir el éxito en la venta.

  1. Orfeo dice:

    Demoledora idea:

    » La publicidad seguirá siendo importante. Ahora bien, la inversión en producto será más importante que nunca. Si el producto es excelente, el consumidor, las redes sociales y la publicidad del “click a click” harán el resto»

    El ejemplo del director de hotel es brutal.

Deja un comentario