¿Cuál es el riesgo de no soñar en grande?

Dicen que todo cuanto nos rodea ha ocurrido dos veces. Una en la mente de alguien, y otra en la realidad a través de la ejecución de ese sueño. Gracias a la sucesión de este proceso en dos etapas podemos disfrutar de todo lo que vemos en nuestro entorno. Nada existiría si alguien no lo hubiese soñado o visualizado con antelación.

Es a través de los sueños y de la visualización de acontecimientos y hechos que todavía no han ocurrido como se crean las grandes cosas en la vida. Las personas soñadoras tienen un fin que perseguir. Trabajan y viven para alcanzar lo que ya han vivido en sus mentes. Eso les permite recrear la idea en su mente desde el momento inicial, y obtener la satisfacción de la realización desde el comienzo.

Sin ese ejercicio previo no conseguirían la «gasolina» que obtienen en su día a día para seguir en su camino con una motivación extraordinaria que tira de ellos a través de una acción potente en la búsqueda de su sueño.

Esto es precisamente lo que necesitamos para avanzar y conseguir grandes metas. Soñar. Soñar en grande. Cuanto más grande el sueño, mayor es la satisfacción y el deseo que generamos en el camino, y evidentemente, mejor es el resultado.

El riesgo de no soñar en grande es que la acción que desarrollamos no está acompañada de la motivación necesaria para permitir ese gran resultado, y así, éste, en la mayoría de los casos no se consigue, o si se alcanza, quizá no sea de la magnitud que esperamos.

La calidad del sueño y la motivación que se desata son directamente proporcionales. Cuanto más grande es el sueño, mayor es la motivación por alcanzarlo, y evidentemente, todo esto guarda también proporción directa con la calidad de la acción.

Así, observamos que todo sucede en cadena. Sueño, motivación, acción y resultado. Aquellas personas que tratan de desarrollar la acción sin seguir esta secuencia observarán que las cosas tardan más de lo debido, o incluso acaban por no llegar.

Te invitamos a que reflexiones sobre esta idea y que pruebes cómo puedes multiplicar tu efectividad y resultados cambiando la dinámica. Aprender a soñar en grande magnificará el poder de tu acción y resultados.

2 comentarios de “El riesgo de no soñar en grande

  1. Charly dice:

    Estoy de acuerdo con la idea que transmite este artículo. Debemos, y necesitamos soñar en grande. Cualquier otra cosa que no sea esto supone morir viviendo.
    Gracias por vuestra dinámica.

  2. Josep Sanvisens dice:

    La mayoria de personas limitamos nuestros sueños a lo que creemos que podemos conseguir, en vez de elegir lo que realmente nos gustaria de verdad. Por otro lado ser un soñador generalmente no esta bien visto. No obstante, sin sueños, imposibles en un principio, no tendríamos grandes avances y mejoras reales posteriormente.
    GRACIAS MIGUEL ANGEL.

Deja un comentario