¿Cuál es el poder del pensamiento positivo?

Tus pensamientos están muy relacionados con tu estado emocional. Tu estado emocional condiciona tu acción, y consecuentemente tus resultados. Por ello, debes darle una importancia extraordinaria a tus pensamientos, pues directa o indirectamente, van a condicionar tus logros.

Puedes empezar a analizar cada uno de tus pensamientos, y analizar de qué modo te ayudan o no a conseguir lo que te propones. Así, trata de filtrar todo el contenido negativo que no sólo no te ayude, sino que te impida conseguir tus metas. Cámbialo por contenido en positivo que sea un estímulo a la acción.

Si te sientes derrotado, inferior a los demás, o simplemente crees que lo que tienes que hacer es difícil o incluso imposible, generarás un estado emocional pobre que no te invitará a emprender acción. Lógicamente, si la acción no emerge, o si lo hace, no tiene la calidad necesaria, difícilmente el resultado puede ser positivo, y acabarás demostrándote que tenías razón cuando pensabas que era muy difícil o incluso imposible. Efectivamente, te has acabado dando la razón. Con esos pensamientos iniciales, el resultado positivo que pretendías conseguir es imposible, y lo es simplemente porque no te lo has creído y has acabado no haciendo lo que debías.

Si por el contrario piensas que lo que pretendes está a tu alcance, que es posible, y que luchar por ello merece la pena, generarás el estado emocional necesario para emprender acción, y así realizar lo necesario para enfocarte y acercarte a tu objetivo.

Parece una diferencia de matiz, pero es sustancialmente importante. Pensar que lo que persigues es posible, e ilusionarte con ello te ayuda a generar la inercia que necesitas.

Pues bien, es el momento de establecer el estándar con el que debes enfrentarte a cualquier situación. Es cuestión de enfocarte hacia pensamientos que generen inercia positiva, y para ello, puedes utilizar afirmaciones positivas que te ayuden.

Supongamos que ante una determinada situación, te planteas cualquiera de los dos pensamientos siguientes :

1 – Que es un problema, y que tiene difícil solución.

2 – Que es una oportunidad para demostrar tu capacidad y crecer

En ambos casos, los hechos que provocan el pensamiento son los mismos. Sin embargo, en el primer caso no harás demasiado para solucionarlo, y en el segundo sí. ¿Estás de acuerdo?. ¿Ves el impacto que puede generar el pensamiento positivo?

Te propongo que escribas varias frases inspiradoras que te ayuden a reafirmar tu compromiso de superación. Léelas constantemente y aplícalas a tus circunstancias diarias. Verás que existe otra forma de enfrentarte a los problemas. Si aceptas que eres el único responsable de lo que te ocurre, que puedes conseguir solucionarlo y salir reforzado de esa situación, y que el mejor momento para emprender acción es ahora, generarás el estado emocional que necesitas para acabar solucionando tu circunstancia. El pensamiento positivo genera grandes resultados.

«Querer es poder. Tu éxito es tu esfuerzo» – Jon Tae Chang

Deja un comentario