«Somos lo que decidimos ser»

Nuestros resultados dependen de nuestras acciones. Nuestras acciones dependen de nuestras decisiones. Así, vemos cuál es el poder de la decision como primer estadio que nos conduce hacia el resultado. 

¿De qué dependen nuestros resultados? ¿Del azar? ¿De las circunstancias?

Si bien el azar y las circunstancias del entorno pueden influir en nuestros resultados, en ningún caso pueden ser los responsables de los mismos. Debemos asumir que los verdaderos responsables de nuestra situación o resultados somos nosotros, y únicamente nosotros. A través de nuestras decisiones y la acción que hemos ejercido a partir de las mismas hemos alcanzado la situación en que nos encontramos.

Pensémoslo por un momento. ¿Qué circunstancia nos está ocurriendo? ¿Es deseable? ¿Decidimos en algún momento de nuestra vida algo que, tanto por acción o por omisión nos ha podido llevar a esa circunstancia actual?

El poder de la decision es aquel que condiciona y configura nuestro destino. Cada vez que tomamos una decisión estamos optando a unas determinadas cosas, y nos estamos alejando o descartando otras. Ese es el verdadero poder de la decision. Decidir algo es comprometernos en una dirección, y ejercer acciones que vayan encaminadas en esa, y sólo en esa dirección. Si en algún momento abandonamos ese camino, será fruto de otra decisión, distinta de la adoptada inicialmente. Así, vemos que si finalmente no estamos ejerciendo acción en el sentido de una determinada decisión es porque en el camino, hemos podido cambiar el rumbo. La decisión estaba tomada, sólo que en algún momento decidimos cambiarla.

Supongamos que hoy decidimos dejar de fumar. Tras analizar las graves consecuencias que el tabaco tiene para nuestra salud y bolsillo, hemos tomado la decisión de dejar de fumar. Si efectivamente es así, no cabe que mañana encendamos un nuevo cigarro. Cualquier acción que emprendamos a partir de ese momento debe ser firme y coherente con la decisión de dejar de fumar. Si en algún momento somos víctima de la tentación, supondrá que hemos tomado una nueva decisión de volver a fumar, totalmente contraria a la inicial.

Vemos que, cuando se tomamos una decisión y la mantenemos de forma consistente en el tiempo, al final, el resultado está relacionado con el propósito pretendido. Si por el contrario, en algún momento tomamos nuevas decisiones en cualquier otra dirección, lo que ocurrirá es que nuestro camino empezará a modificarse, y así aflorarán la falta de resultados, la mal llamada «mala suerte», o las circunstancias. No. Nada de eso. Es fruto de una sucesión de decisiones sin coherencia, que todas en conjunto hacen que estemos bailando como una peonza alrededor del punto inicial. Giramos y giramos, pero realmente no avanzamos debido a la inconsistencia de nuestras decisiones.

Así pues, te invito a reflexionar sobre la posible falta de resultados satisfactorios en determinadas áreas de tu vida, y que determines si en algún caso podría deberse a lo explicado con anterioridad. Es ahora el momento de tomar una decisión firme, y comprometerte a alcanzar eso que sabes que necesitas o deseas. Tu firme propósito y tu determinación serán testigos de tu éxito.

3 comentarios de “El poder de la decision. Somos lo que decidimos ser

  1. natalia dice:

    osea si temes una cosa por que crees que es tu destino en realidad no pasara por que tu no has decidido que pase y si no quieres que pase nunca pasara verdad por mucho que te obligues hacer algo que no quieres, vale que cuando no sabes que hacer te lo enseñan o te dicen lo que tienes que hacer para guiarte, pero si no quieres hacer algo de verdad no lo haces aunque te obligues cierto, eres tu quien elige lo que quieres hacer cierto o ser cierto no ahi nada escrito en tu vida ni nada de eso verdad, gracias por todo.

  2. Josep Sanvisens dice:

    Como siempre lo has expuesto muy claramente Miguel Angel.
    Si tomamos una decisión de iniciar un propòsito de mejora y no lo cumplimos, es porque posteriormente hemos tomado otra decisión en sentido contrario. Las circunstáncias como mucho pueden haber influido, pero no las culpemos. De nuestras decisiones somos 100 % responsables nosotros y nadie más.
    GRACIAS POR ESCRIBIR.

    • Miguel Angel dice:

      Josep,

      La cuestión de la asunción de responsabilidad de las decisiones es algo que no se asume fácilmente. Es más sencillo culpar al entorno o las circunstancias de lo que nos ocurre. Parece que así nos sentimos mejor porque en modo alguno asumimos responsabilidad de lo que ocurre. Esto es lo que se conoce como autoengaño, y evidentemente cuando esto ocurre, los resultados suelen ser muy pobres o nulos.

      Gracias por compartir tu reflexión con nosotros.

      Un abrazo,

      Miguel Ángel Guilló

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.