Hoy quiero reflexionar en torno al dinero. ¿Qué relación hay entre dinero y felicidad? Para ello, trataré de responder la pregunta de si el dinero es un fin o un medio. Realmente, existen falsos mitos alrededor del dinero, y frecuentemente encontramos críticas y «mala prensa» hacia aquellas personas o empresas que ganan dinero. ¿Por qué?  ¿Por qué están tan mal vistas aquellas personas ricas, o empresas que generan mucho dinero?

En primer lugar, diría que aquellas personas que piensen de forma negativa sobre el dinero, difícilmente conseguirán generarlo. No es posible conseguir algo que detestamos, o con lo que no nos sentimos cómodos. La propia visión resulta limitadora y poco inspiradora. En mi humilde opinión, creo que todas aquellas personas que tengan un concepto adverso sobre el dinero deberían realizar una profunda reflexión. ¿Por qué es malo ganar dinero? ¿Acaso no es saludable generar dinero con el que dinamizar cualquier sueño? ¿No es positivo vivir en un entorno donde existe riqueza que dinamiza la sociedad en que vivimos?

Creo que la razón de este complejo sobre el dinero podría estar en la existencia de un concepto equivocado. ¿Qué entendemos por dinero? ¿Para qué sirve el dinero? ¿El dinero es un fin o un medio? ¿Hay relación entre dinero y felicidad?

El dinero no es más que una fórmula de riqueza que supone el «medio» para conseguir nuestros grandes objetivos. Sin él, las cosas difícilmente suceden, y cuando lo hacen, quizá no ocurren con la velocidad necesaria. En definitiva, el dinero no es más que el motor que cataliza y que nos ayuda a transformar las ideas y proyectos en realidades. Entendiéndolo así, parece ilógico pensar que ganar dinero sea algo negativo, y de este modo, deberíamos sentirnos orgullosos de ganar dinero, de tener grandes empresas y riquezas en nuestro entorno que ayudan a mejorar nuestro día a día. ¿Por qué no? ¿Por qué no tratamos de analizar nuestros procesos, nuestra situación actual, y ver qué podemos hacer y cambiar para convertirnos también en personas ricas?

El problema es que en muchos casos se produce una distorsión del concepto en sí, y acabamos convirtiendo ese medio en un fin. Cuando la gente trabaja exclusivamente por dinero, cuando las empresas funcionan exclusivamente por dinero, cuando el mundo se mueve exclusivamente por dinero, se produce un movimiento del medio hacia el fin, y entonces éste pasa a ser el verdadero objetivo. El dinero pasa así de ser un medio a un fin, y a mi modo de ver, es esto lo que genera el problema. Y yo pregunto : ¿El problema es el dinero? Entiendo que no. El problema es la visión que tenemos de él.

Cuando nos encontramos en esas circunstancias es cuando se produce el «caldo de cultivo» para que los «encantadores de serpientes» lancen mensajes negativos, sin explicar la verdadera esencia del problema. Es la situación perfecta para coger la parte por el todo y tratar de implantar la visión negativa que existe en nuestra sociedad actual. Entiendo que el problema no es otro que la distorsión del concepto en si mismo, y nada más que eso. Generalizar y criticar la riqueza y el dinero no ayuda más que a desarrollar una sociedad enfocada a compartir la «miseria», en lugar de la riqueza.

¿Qué ocurriría si cambiásemos de paradigma y entendiésemos el dinero como algo positivo, necesario y saludable para alcanzar las metas más altas?

Cuando lo hagamos así, observaremos un cambio importante en la dinámica y en la velocidad de nuestros proyectos. Descubriremos que todo el tiempo que hemos dedicado a alentar esa llama envenenada ha podido ser una de las razones que haya frenado nuestro avance, y que cuando empecemos a ganar dinero, no haremos más que encontrar el modo en que coger velocidad en lo que deseamos, y entonces sí, acabaremos entendiendo esa relación entre dinero y felicidad. La relación existe, y es positiva cuando lo entendemos como medio, y no como fin.

Así, propongo que aprendamos la diferencia existente entre el fin y el medio en torno al dinero, y que trabajemos para crear toda la riqueza que podamos, y que nos sirva de motor (medio) para canalizar todos esos recursos hacia la consecución de esas metas que nos apasionan. Nuestros sueños, nuestros grandes objetivos están a nuestro alcance, y pasan por la consecución de la riqueza necesaria. Bien entendido, ganar dinero, mucho dinero es sano y saludable.

3 comentarios de “Dinero y felicidad. La paradoja del dinero. ¿El dinero es un fin o un medio?

  1. Juan dice:

    Estoy de acuerdo con que el dinero es un medio y no un fin. También estoy de acuerdo en no demonizar el dinero.En general los argumentos del autor son buenos pero encuentro el siguiente error y que considero muy importante según mi propia experiencia y la experiencia de personas muy allegadas a mí.
    Siempre que hablamos de que tener dinero no es malo y que en definitiva tenemos que intentar conseguirlo corremos el riesgo (y ocurre en el 99 % de los casos) de inclinar la balanza en exceso hacia darle demasiada importancia al dinero. Y ahí se produce un fatal desequilibrio. Este desequilibrio es real y afecta psícologicamente a la persona por un exceso apego al dinero, que llega a considerarse como parte fundamental en su vida. También afecta mucho a las relaciones interpersonales que se vuelven superficiales, afecta a la salud de la persona y en definitiva a la capacidad que todos tenemos de vivir con plenitud, disponiendo de la cantidad indispensable de dinero para vivir y para realizar nuestros sueños.Esta cantidad de dinero que necesitamos es realmente menor de lo que pensamos.

    Por lo tanto echo de menos en el artículo una alerta clara del peligro del excesivo apego al dinero y de considerar el dinero como una parte fundamental de la vida. Hay que poner más énfasis en el cultivo interior de la persona y en el establecimiento de correctas relaciones humanas y la cuestión del dinero se resuelve por si misma. Pero si pones énfasis en el dinero entonces se fastidia todo. Y eso es lo que vemos hoy en día: Se sobrevalora a la persona que ha conseguido acumular dinero y se crea un modelo a seguir que no es saludable. Nuestros modelos a seguir deberían ser seres humanos de gran altura moral, fortaleza interior e ideales elevados, que han imprimido su huella y nos han dejado su ejemplo y sus consejos. Ninguno de esos hombres que yo sepa habló nunca de la importancia de tener mucho dinero. De hecho, la mayoría de ellos insistieron en vivir con sencillez. Pero nos olvidamos de estos ejemplos si pasamos el día pensando en conseguir más dinero o pensando en que conseguiremos nuestro sueño si conseguimos generar más dinero.
    Por eso, me gustaría alertar del tremendo peligro que hay en dar esa importancia al dinero y de lo saludable y lo enriquecedor que es entrenarse en el desapego al dinero, el desarrollo interior, la reflexión profunda en el significado de la vida y, en definitiva, la entrega sin reservas a la vida de lo mejor de nosotros mismos, siempre pensando en el bien común.

  2. Miguel dice:

    Ganar dinero, mucho dinero como tu dices…a menudo precisa de medios para alcanzar ese objetivo. Esos medios a menudo son otras personas de las que obtener plusvalía para conseguir dicho objetivo. Puede haber una riqueza común generada por los trabajadores que producen esa riqueza o, como en tu visión individualista de la felicidad una acumulación del dinero en manos privadas que te hace sentir libre y feliz…mientras condenas a las personas como un medio personal para alcanzar un objetivo superior. Pero para la gente como tu, eso se llama generar trabajo y emprender…permiteme que me ría de esa falacia. Saludos y que te vaya bien con tu dímero

    • Miguel Angel dice:

      Hola Miguel,
      En primer lugar, me gustaría agradecer tu comentario, y la sinceridad que muestras en el mismo. Cuando uno escribe un artículo, ni mucho menos espera que todos los lectores lo suscriban, con lo que conocer y compartir otros puntos de vista ayuda a enriquecer y mejorar el análisis sobre cualquier cuestión. Gracias!

      Creo que mi visión y respuesta a tus comentarios se encuentran en el propio artículo, con lo que muchas de las cuestiones que planteas están ya contestadas por mi parte en el propio artículo.

      Sin el menor deseo de generar ningún tipo de polémica, ni tratar de circunscribir esta discusión al contexto de algunos siglos atrás, creo que el trabajo, el capital y la iniciativa son los ingredientes necesarios para generar la riqueza. Ninguno de estos componentes serían suficientes por si mismos sin los demás, y por ello, entiendo que hacer esa distinción entre capital y trabajo que tratas de introducir podría alimentar muchas discusiones, pero difícilmente generaría resultados. Cuando comento que el dinero debe ser entendido como un medio, y no como un fin, me refiero precisamente a eso. Es uno de los ingredientes necesarios para acelerar el proceso de generación de riqueza. Creo que si gracias a este cocktail de ingredientes somos capaces de generar riqueza, generaremos avance en la buena dirección, y en cualquier caso, obtendremos algo que poder compartir. Si hay algo que difícilmente puede ser compartido es la miseria, y supongo que en eso estaremos de acuerdo. Por ello, una vez acordamos la importancia de generar riqueza y progreso, podríamos discutir en qué grado podríamos repartir la riqueza. En eso, efectivamente podríamos estar o no de acuerdo porque cabrían múltiples interpretaciones. Ahora bien, entender que el trabajo en si mismo sería el único ingrediente capaz de generar riqueza sin todo lo demás, obedecería quizá a una visión simplista de la realidad. Creo que el trabajo necesita al capital como el capital necesita al trabajo, y ambos, necesitan de la iniciativa como factor de propulsión. Ninguno de estos dos ingredientes (trabajo y capital) generarían nada sin la iniciativa.
      En cualquier caso, te invito a volver a leer el artículo, y te animo a que si como trabajador no encuentras toda la felicidad que deseas (conozco muchos trabajadores muy felices), apuestes por el libre camino del emprendimiento. Esto es algo absolutamente democrático y al alcance de todos aquellos que quieran realizarlo. Como decía en el artículo, y siempre desde mi punto de vista, no es posible generar riqueza cuando el concepto que tenemos sobre ella es negativo. Difícilmente conseguiremos algo que detestamos, por lo que el primer paso podría ser cambiar el paradigma respecto a la riqueza. Esa quizá podría ser la clave del problema, y no tanto una discusión entre trabajo y capital, que como he argumentado, quizá no obedece al momento actual.
      Una vez más te agradezco tu comentario, que evidentemente enriquece la visión, y te animo a que pruebes otras opciones que están a tu libre disposición, como lo están para todos los demás. Hay muchísimos proyectos para los que no se necesitan millones de Euros. Bastan buenas ideas/iniciativa, dinero, y por supuesto, trabajo y ganas de trabajar para generar avance.

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.