En el contexto actual en que nos encontramos, no todo el mundo puede disfrutar de un trabajo. Las oportunidades que ofrece el mercado laboral son ciertamente escasas. Sin embargo, en esta situación, quizá se estén dando las circunstancias para cambiar el concepto de trabajo, y la forma en que debemos solucionar esta cuestión. En lugar de esperar a ser contratado, una posible alternativa puede ser generar la inercia necesaria para desarrollar cualquier actividad por cuenta propia.

¿Qué puedes hacer cuando analizas tu presente y no te gusta lo que ves? Es momento de coger papel y bolígrafo y empezar a escribir aquello que te gusta. Aquello con lo que te sentirías realizado y con lo que disfrutarías si pudieses llegar a alcanzarlo. Esas son tus verdaderas ilusiones.

¿Te has planteado dedicarte a lo que verdaderamente te motiva y te ilusiona? ¿Por qué no puedes convertir tu pasión en tu propio negocio? Quizá tu situación actual no sea lo que deseas, y necesitas emprender acción en algún sentido. El tiempo pasa, no vuelve, y cada segundo que dejas atrás es una oportunidad perdida para encontrar la senda de tus sueños. ¿Cómo sería tu vida si pudieses emprender tu proyecto para desempeñarte en lo que verdaderamente te sientes realizado? ¿A qué te dedicarías si creyeses que todo es posible? ¿No crees que tu vida podría crecer de forma importante si pudieses dedicarte a lo que verdaderamente te apasiona? ¿Qué cambio experimentarías si introdujeses el concepto de pasión en tu vida?

No pienses en miedos, en dificultades, en fracaso. De momento, piensa sólo en tus aficiones, deseos y sueños. Deja al margen cualquier argumento que te justifique el por qué no debes hacerlo, lo complicado que puede ser, o las dificultades que vas a encontrar. Puedes estar seguro que vas a encontrar razones y argumentos que justifiquen tu inacción. Por ello, la cuestión más importante es tu firme convencimiento de que verdaderamente deseas realizar y emprender el camino que acabas de trazar. Como decía Napoleón Bonaparte, “el éxito no está en vencer, sino en no desanimarse jamás”. Pues bien, debes estar preparado para esto, y una posible solución para ello, es visualizar constantemente la satisfacción que conseguirías al disfrutar de la situación que imaginaste cuando decidiste emprender ese camino que te permitiría desarrollar tu pasión.

Cuando aprendes a soñar sin contemplar los miedos que te frenan a iniciar el camino te aparecen múltiples ideas de cuestiones que te gustaría poder realizar. ¿Por qué no lo haces? Escribe las razones que te empiezan a aparecer. Cuando hayas terminado tu lista, analízala, y verás que muchas de ellas son miedos con poco fundamento. ¿Es así? Entonces, elimina todas aquellas cuestiones que creas que no tienen razón de ser porque realmente no suponen tales obstáculos. Ahora sí te has quedado con las cuestiones importantes que te preocupan, y que debes solucionar. Pues bien, concéntrate en eso, y sólo en eso. Empieza a escribir posibles soluciones o alternativas para cada una de las cuestiones que has identificado como obstáculo. Es precisamente a estas cuestiones a las que debes dedicar tu tiempo, y verás como con un poco de dedicación encuentras soluciones o al menos posibles alternativas para todo ello.

¿Crees que podrías superarlas? Ya estarás viendo que algunas de las cuestiones que te preocupaban tienen una solución a tu alcance, y que si lo haces como lo has planificado, podrías seguir en tu camino. Es posible que sigas teniendo alguna cuestión que todavía no hayas encontrado la forma de solucionarla. Si es así, debes concentrarte con mayor profundidad en ello. Trata de analizar de forma más detallada esas cuestiones, y trata de conseguir la solución que necesitas. Recurre a personas de tu entorno que creas pueden ayudarte a generar la certidumbre que necesitas para iniciar tu acción. En definitiva, se trata de que busques la fórmula adecuada para resolverlas, porque créeme, que seguro tiene solución. Verás que tu planteamiento inicial se ha podido ir transformando a lo largo del camino. El procedimiento ha podido cambiar. Es normal. Simplemente se debe a que has ido sorteando los obstáculos y aportando soluciones donde inicialmente veías tinieblas. Sin embargo, la meta, el fin último que persigues sigue estando ahí.

Aprovecha la ocasión para relacionarte con otras personas que puedan encontrarse en procesos similares al tuyo. Encontrar un entorno dinámico, rodeado de otras personas con las que poder compartir tus inquietudes también te ayudará a generar el estado emocional necesario para seguir el proceso adecuadamente.

Cuéntanos tu experiencia, y ayuda a otras personas a desarrollarse en este camino. Tu caso puede ser de ayuda para otras personas. Déjanos aquí tus comentarios y ayuda a generar la inercia que muchas personas necesitan.

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.