El desarrollo del comercio on-line está favoreciendo el crecimiento de los negocios generados bajo el modelo «low cost«. En determinados sectores (aviación, hoteles,…), este modelo está muy implantado, y ha provocado una verdadera revolución que ha transformado profundamente la esencia de estos negocios.

Las claves para la generación de un negocio bajo el modelo «low cost» son :

Eliminar todo lo prescindible. Debemos analizar todas las fases y procesos del negocio para eliminar todo aquello que genere un coste, y no aporte valor añadido al consumidor. Asimismo, es necesario incrementar la estandarización al máximo, y reducir las opciones que se ofrecen al consumidor para reducir costes.

Aplicar tecnología en todo los procesos donde sea posible. Esto provocará la reducción de costes. Si bien puede suponer una inversión inicial elevada, reducirá el coste operativo.

Llegar al consumidor directamente. En este tipo de negocios, los intermediarios no tienen cabida, pues encarecen el producto.

Configurar un producto/servicio básico a un precio muy reducido. Esto supondrá un importante atractivo para el consumidor. A partir de este punto inicial, será factible dar ciertas opciones extraordinarias, que aunque incrementen el coste inicial, permitan dar libertad de elección del consumidor, quien podrá decidir qué nivel de producto/servicio requiere.

En otros modelos de negocio, los productos/servicios pueden tener un nivel superior al básico, y la diferencia puede deberse a algo que no es importante o no aporta satisfacción al consumidor. En este caso, ¿por qué debe pagar por algo que no desea?. Si damos la opción de poder comprar el producto básico a un precio reducido, y que a partir de aquí, sea el propio consumidor el que añada aquello que necesita , pagando la diferencia que ello represente, estamos consiguiendo diferenciar nuestra oferta a través de la generación de valor donde es importante.

El consumidor podría acabar configurando un producto completo, a un precio equivalente al existente en otro tipo de negocio que no sea low cost. Sin embargo, el hecho de facilitarle la posibilidad de elección desde un nivel más básico a otro más elevado, es un importante atractivo.

Os adjunto un artículo en el que realizan un ejemplo práctico del modelo «low cost» aplicado a hoteles.

Podéis leer el artículo completo AQUÍ.

Deja un comentario