«El hombre que se prepara, tiene media batalla ganada» – Miguel de Cervantes

Es frecuente tratar de ejecutar varios proyectos de forma simultánea. Cada uno de ellos tiene unas necesidades distintas, unos tiempos distintos, y por ello requieren ser ejecutados de forma detallada según su particularidad.

Mentalmente somos conocedores de lo que nos gustaría conseguir en cada proyecto. Tenemos una idea de lo que creemos deberíamos hacer en cada uno de ellos, y ante la gran cantidad de trabajo, vencimientos, tareas pendientes,…, tenemos tendencia a ejecutar la acción inmediata sin planificación.

¿Qué ocurre cuando desarrollamos nuestra acción sin planificación?

Que de todos los proyectos que tratamos de acometer, nos enfocamos en aquellos que son más urgentes. La ausencia de planificación provoca que en esos proyectos más urgentes, acabemos realizando las tareas que tenemos pendientes de resolución de forma más inmediata.

Cuando analizamos todo esto, observamos que ante la ausencia de planificación, acabamos dejando aparcados aquellos proyectos que son menos urgentes, y aquellas tareas que entendemos que no son prioritarias para el momento actual. En ese camino, lo que verdaderamente sucede es que lo que estamos dejando de hacer, muy probablemente sean cuestiones importantes y estratégicas, todas ellas absolutamente necesarias para el avance que pretendemos en los distintos proyectos. Al no planificar, hemos acabado encontrando un modelo en el que nos convertimos en gestores de lo inmediato, que no de lo importante.

Creemos que no es necesario. Tenemos la sensación de estar trabajando muchísimo, y en esa ocupación encontramos la justificación para no planificar, entre otras cosas por lo ocupados que estamos. Acabamos pensando que «no tenemos tiempo para pararnos y planificar«. Nos enfocamos en la carrera del trabajo, trabajo, y trabajo. Ahora bien, ¿conseguimos resultados?

¿Cuáles son las consecuencias de haber ejecutado la acción sin planificación?

1 – Los resultados son escasos.

2 – No conseguimos generar avances en la dirección que queremos.

3 – Descubrimos que hemos estado corriendo en una carrera que tenía una meta distinta a la que supuestamente queríamos alcanzar.

4 – Descubrimos que la lista de tareas que hemos ejecutado es bien distinta a la que habríamos hecho si hubiésemos planificado.

¿Cuál es la solución?

La solución la encontramos en el proceso de planificación. Quizá sea éste el que genera una mayor productividad, ayudándonos a enfocar en lo que debemos hacer, y a mantener el rumbo de nuestra acción en la dirección de nuestros objetivos. De este modo, el proceso de planificación resulta fundamental para generar una productividad personal acorde a las expectativas de nuestros proyectos.

Cuando comento esto con personas de mi entorno, la respuesta que recibo es que no encuentran la utilidad de escribir de forma anticipada qué es lo que quiero conseguir, y qué es lo que tengo que hacer. Lo consideran una «pérdida de tiempo» porque supuestamente tienen claro qué es lo que hay que hacer, y ante la gran cantidad de tareas pendientes, de lo que se trata es de empezar a ejecutar de forma directa, sin necesidad de planificación.

Pues bien, te propongo que hagas la prueba de planificar durante 3 meses. Comprométete a no empezar un mes, una semana o un día sin haber decidido previamente cuáles son los resultados que deseas alcanzar, y qué tareas tienes que hacer para conseguirlo. Estoy convencido que cuando pruebes personalmente esta solución y veas la claridad de tu acción, nunca más volverás a ejecutar sin planificar con anterioridad. Observarás que habrás encontrado una metodología para ayudarte a distinguir entre lo que debes hacer, y lo que no (todo aquello que aparece en tu camino que no te ayuda a conseguir tu objetivo).

¿Qué ventajas encontrarás con el proceso de planificación?

1 – Te enfocarás en resultados, y no en tareas. Con la planificación, tu acción estará perfectamente enfocada hacia tu objetivo.

2 – La planificación te ayudará a ser muy selectivo en el ejercicio de tus tareas. Dado que te has anticipado a la acción, podrás decidir lo que sí debes hacer, y lo que no. Así, serás capaz de resolver rápidamente ante los miles de «ladrones del tiempo» que surgirán diariamente en tu camino. Cada vez que te aparezca uno de ellos, sabrás cómo debes esquivarlo.

3 – Todos tus proyectos importantes serán tenidos en consideración. Evitarás olvidarlos por la necesidad de atender cuestiones que podrías considerar como urgentes ante la ausencia de planificación.

4 – Desarrollarás una sensación de certeza y control en tu camino. Saber que lo que es verdaderamente importante para ti está bajo control te genera una sensación de paz mental que te ayuda a enfocar en tu acción. Es la fórmula que garantiza que todo aquello que es importante para ti queda registrado en un plan de acción bien orquestado, donde todo está previsto, y en el que vas decidiendo los ritmos con los que debes ir ejecutándolo.

5 – Evitarás la sensación de la «carrera del infinito». Cuando no planificas tus proyectos, y simplemente tratas de avanzar sin este ejercicio, es muy probable que llegues a final de año pensando que cada vez tienes más proyectos, pero que realmente no consigues grandes avances en ninguno de ellos. Es la sensación de tenerlo todo «a medias». La planificación acaba con esta sensación. Pone luz en ese camino y te ayudará a medir en todo momento el avance que has generado en cada uno de ellos.

Para ti, que deseas poner en práctica el ejercicio de la planificación, desde Máximo Potencial ponemos a tu disposición el FOCUS PLANNER. Se trata de un planificador que te ayudará a enfocar tu acción en los resultados que pretendes alcanzar, facilitándote la consecución de las mayores y mejores metas. Puedes ver el producto AQUÍ.

Deja un comentario

* El descuento es solo valido para España y para tu primer pedido con el cupón

¡Gracias por suscribirte!

¡AHORA SOLO FALTA UNA COSA!

Te hemos envíado un email de confirmación para que podamos verificar que es una persona real. Cuando confirme su email, le llevará automáticamente a una página de Máximo Potencial donde descargará el Audiolibro y verás el código del cupón de descuento.